Escuchar este artículo

Violencia social se disparó en Norte de Santander en 2017

Jueves, 8 de Febrero de 2018
Esos 12 meses son los peores en 14 años, segun cifras de la Fundación Progresar.

Desde 2004 no se tenía un registro de alta afectación a organizaciones sociales, líderes y comunidades afectadas por violencias de todo tipo, y cuyas cifras tienen en alerta a la Fundación Progresar.

Así lo señaló el director de esta entidad, Wilfredo Cañizares, quien expresó que este ha sido uno de los años en los que la violencia social y política, y de violación de los derechos humanos se dispararonó, según indican las denuncias que recibe la Fundación.

Hay actividades criminales que se cometieron el año pasado de las que no se tenía referencia en el departamento y en general fue un año trágico, porque la afectación a la población civil ha sido la más alta en los últimos 14 años”, señaló el director.

Lea además Los barí expulsaron al Eln

Para la muestra, por ejemplo, están las cifras de secuestros que hacen rememorar los datos de hace 20 años, mientras “la respuesta institucional, siendo piadosos, fue lánguida frente a una serie de problemas tan graves”.

De acuerdo con Cañizares, las afectaciones se concentraron en tres zonas: el área metropolitana, abarcando únicamente Villa del Rosario, Cúcuta y Puerto Santander; Tibú y la provincia de Ocaña que comparten varias características.

Estas ellas, cultivos de uso ilícito, narcotráfico, altos índices de criminalidad, que a su vez generan un impacto en el desempleo, la informalidad, la pobreza y la miseria, aunque los análisis de esta relación está en estudio por parte de la Fundación, con el fin de señalar que “el problema de violencia no aparece de la nada ni se presenta porque hay personas malas, sino que responde a fenómenos sociales, políticos y económicos”.

Según el defensor, para lo anterior influyen las condiciones de impunidad, la facilidad para cometer crímenes, relacionarse con servidores públicos, y niveles de corrupción propicios “para que el crimen no esté de paso sino que se perpetúe”.

Le puede interesar Superados los panfletos, estudiantes y docentes del campo vuelven a clase

Para la Fundación, las situaciones de mayor gravedad se ubican con lo que han denominado como “homicidios colectivos”, ocurridos un mismo día, por un mismo autor, y con más de una persona asesinada.

“En los últimos tres años ocurrieron 70 hechos de homicidios colectivos con 153 víctimas”, dijo. “Esto es gravísimo, no solo porque es grupal, sino porque necesita una estructura más amplia, con más hombres, más armas, y más inteligencia para cometerlos con este aumento alarmante”.

(La criminalidad se asienta donde hay condiciones sociales e institucionales para que funcione”, expresó Wilfredo Cañizares.)

Rastrojos causan más daño

Según los datos que recopila el Observatorio de Derechos Humanos de la Fundación, los grandes generadores de violencia en la actualidad son los Gaitanistas y los Rastrojos.

“Casi en el cien por ciento de las denuncias de desaparición forzada que ha recibido la Fundación recae la responsabilidad en estos dos grupos”, explicó Cañizares.

Sin embargo, son los Rastrojos los señalados de más desapariciones, especialmente en Puerto Santander y el área rural de Cúcuta.

Lea también El Tarra marchó para exigir que cese la violencia

Mientras este grupo tiende a desaparecer en otras regiones del país, ocurre lo contrario en Norte de Santander donde en los últimos dos años ha crecido y amplió el control territorial, según señala la Fundación.

Además, su presencia y la de otros grupos armados ha generado un aumento de los homicidios en la modalidad de sicariato, cuyas cifras no han disminuido. 

“Entre el 85 y el 92 por ciento de los homicidios cometidos por arma de fuego, ocurren a través de esta modalidad; es decir, 230 homicidios, de 243 cometidos el año anterior, se dieron de esta forma, a plena luza del día, en zonas con presencia de todo tipo de autoridades”, puntualizó.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Sigue Leyendo

Patrocinado por La OpiTienda