Escuchar este artículo

80% de accidentes cerebrovasculares son prevenibles

Viernes, 29 de Octubre de 2021
Cada 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular.

El Accidente Cerebrovascular (ACV) es la segunda causa principal de muerte y una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo. 

De acuerdo con el doctor Efraín Alonso Gómez, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Cardiovasculares de la Fundación Clínica Shaio y miembro de la Sociedad Colombiana de Cardiología, los signos que sugieren un ataque cerebral y que cualquier persona puede identificar son: posibilidad de que la persona no pueda hablar o pronunciar su nombre, que intente sonreír y se note la desviación en alguna parte de su cara y que trate de levantar sus brazos y pierda la fuerza en alguno de ellos.

Lea además 'El cáncer de mama es un regalo mal envuelto'

Atender a estos signos puede marcar la diferencia entre vivir o morir, como lo corroboran las estadísticas del Ministerio de Salud y Protección Social, al indicar que “en Colombia el accidente cerebrovascular se reportó dentro de las primeras cinco causas de mortalidad en el país, ocasionando 32 muertes por cada 100.000 habitantes en el año 2019, lo que representó 15.882 muertes a causa de esta enfermedad”.

Advierte además este ente regulador que el 60%de los pacientes con accidentes cerebrovasculares mueren o quedan con discapacidad, de ahí la importancia de conocer los síntomas premonitorios y actuar con rapidez, acudiendo de inmediato a urgencias, llamando una ambulancia o comunicándose con una línea de atención médica de emergencia.

Una atención oportuna salva vidas

Para saber por qué es tan importante atender a las señales resulta primordial entender qué sucede al sufrir un ACV. Según el Minsalud, los accidentes cerebrovasculares suelen ser fenómenos agudos que se deben, sobre todo, a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el cerebro, y según su naturaleza patológica se divide en: isquémico y hemorrágico.

Agregó el doctor Gómez que el cerebro es muy sensible a la falta de oxígeno. Si una arteria se tapa y entre más tiempo pasa, mayor destrucción de neuronas va a haber y mayores secuelas va a dejar.

“Cuando estas personas llegan a instituciones en las cuales tenemos un servicio de intervención muy rápida de los pacientes con un ataque cerebrovascular, podemos destapar esa arteria rápidamente, y las secuelas que va a tener la persona van a ser muchísimo, menores”.

Añadió que en estos centros se pueden hacer intervenciones que permitan abrir el vaso que produjo la oclusión o que está iniciando dicha oclusión para lograr un menor daño a nivel cerebral”.
 
Cabe anotar que aparte de los tres signos enunciados anteriormente, es posible que, en algunas ocasiones, un accidente cerebrovascular ocurra gradualmente y que se presenten uno o más síntomas repentinos como: confusión o dificultad para comprender a otras personas; dificultad para ver con uno o ambos ojos; problemas para caminar o mantener el equilibrio o la coordinación, mareo y dolor de cabeza severo que aparece sin motivo.

Le puede interesar Colombia y su reto de reducir el impacto de las enfermedades respiratorias

COVID-19, un factor negativo en el tratamiento oportuno del ACV

Para el doctor Efraín Gómez, durante esta época de pandemia, las personas han minimizado la importancia de atender a las señales que, en algunos casos, es el llamado de alerta de que puede estarse presentando un evento cerebrovascular de vital impacto. 

“Una de las cosas que hemos visto no solamente con el ACV, sino en pacientes con infarto agudo de miocardio es que por el miedo a la infección por el SARS-CoV-2 consultan tardíamente, aún con síntomas como los que mencione previamente. Piensan que es algo temporal y podría serlo, pero no consultan rápidamente, y, por consiguiente, han llegado personas ya con un evento cerebrovascular o con un ataque cerebrovascular, con secuelas que muy difícilmente nos permiten poder abrir el vaso”.

No olvide los factores de riesgo y qué hacer para evitar un ACV

Según el Minsalud, existen unos factores de riesgo para sufrir un ACV, en cualquier momento de la vida como son una alimentación poco saludable, el sedentarismo, la tensión arterial alta (hipertensión), la concentración alta de azúcar en la sangre (hiperglucemia o diabetes), concentración alta de lípidos en la sangre (hiperlipidemia), así mismo, el sobrepeso u la obesidad, la inactividad física, y el consumo de tabaco y alcohol.

De igual forma, la cartera de salud colombiana recomienda que, para evitar un accidente cerebrovascular de consecuencias lamentables, se deben consumir alimentos frescos y variados, en los que se incluyan frutas enteras y verduras frescas; mantener la presión arterial en niveles normales, reduciendo el consumo de sal y de carnes embutidas, enlatados y productos de paquete altos en sodio, y realizar actividad física de forma regular, por lo menos 150 minutos por semana.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Image
ACV
Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas