Escuchar este artículo

Alerta por la posible circulación de pastillas adulteradas de lomotil

El Invima hizo un llamado a verificar los medicamentos antes de comprarlos y hacerlo de forma segura. Conozca cómo identificarlas.

Dos medicamentos de uso común fueron falsificados en México y el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) teme que estos lleguen a Colombia, poniendo en riesgo la salud de los pacientes del país.

Se trata del lomotil (loperamida) y el dramamine (difenhidramina), dos pastillas que son adquiridas comúnmente en las farmacias para tratar problemas estomacales y evitar mareos.

El aviso llegó después de que la Secretaría de Salud de México generara un llamado de alarma tras detectar que esos dos fármacos estaban siendo adulterados en ese país centroamericano. La preocupación del Invima radica, específicamente, en que esos dos medicamentos puedan llegar al país para su distribución ilegal en este territorio.


Lea: Adiós a la calvicie: aprueban píldora para combatir la caída del cabello


 

 

Los medicamentos dudosos

Son dos las presentaciones de esas pastillas sobre los que puso la lupa el Invima. El primero, el lomotil de 2 miligramos que es distribuido en una caja con 8 tabletas y que tiene la inscripción del lote AN1648.

El segundo, el dramamine de 50 miligramos en presentación de caja con 24 tabletas. Esta aparece con el rótulo del lote AM9970. Y aunque en la inscripción se lee la referencia a laboratorios Janssen-Cilag S.A. de C.V, estos productos fueron identificados como fraudulentos en México.

No obstante, el Invima aclaró que “en Colombia existen productos comercializados con registro sanitarios vigentes bajo los mismos nombres, pero con ingredientes activos diferentes”. Esa es la principal diferencia entre un fármaco irregular y el legal que sí es seguro.

Así que lo primero que un usuario debe hacer para cerciorarse de que el medicamento que tiene en su poder no corresponda a una referencia falsificada, es revisar que el producto tenga el ingrediente activo que sí está autorizado en el país.

 

Examine sus medicinas

Los que tienen el visto bueno de la autoridad sanitaria para este fin son dos: el primero, el Lomotil con ingrediente activo (difenoxilato hidrocloruro 2,5 miligramos y atropina sulfato 0.025). Para darse cuenta de si el que tiene en su casa sí está avalado científicamente, puede comparar el registro sanitario de su fármaco con el registro sanitario que sí está permitido en el país, que es el siguiente: 2019M-0009518-R1.


Conozca: Cinco razones de por qué las relaciones largas terminan inesperadamente


Para el caso del dramamine con ingrediente activo (dimenhidrinato 50 miligramos) el registro sanitario del Invima que sí cuenta con el visto bueno es el 2014M-0014899.

Si una persona tiene en su poder una caja de pastillas de lomotil o dramamine y desea verificar si estos fármacos sí son de confianza, puede hacerlo cotejando esos registros que normalmente están inscritos en la caja de las drogas y en la papeleta de aluminio en la que estas vienen.

 

Claves para cotejar fármacos

La prevención es la mejor forma de evitar complicaciones de salud. Injerir un medicamento fraudulento o en mal estado puede generar intoxicaciones, por lo que los expertos en salud detallan unas recomendaciones para comprobar su autenticidad.

Una práctica que usted puede hacer para identificar que una medicina es verídica es comprobar que el contenedor tenga la misma información de la caja en los ítems de registro sanitario, lote y fecha de vencimiento.

Así lo detalla Ana María Rico, clínica farmacéutica de la Clínica CES, con otras claves como revisar que la presentación tenga el nombre comercial, que el color en el que viene el fármaco sea el adecuado, que la caja que lo contiene no esté agrietada y que la presentación de todo el paquete que alberga la medicina sea igual a la original.

Otro indicador es el precio si de un momento a otro se compra a un monto muy por debajo del habitual, el usuario debe sospechar. Hay un llamado de responsabilidad por parte de los pacientes y es que, si el medicamento está vencido, este debe botarse en una caneca azul, que suele estar dispuesta en las farmacias más reconocidas”, detalla Rico.


Entérese: ¿Qué lleva a los nortesantandereanos a pensar en la muerte?


La principal recomendación de la autoridad sanitaria sobre estos casos es no comprar medicamentos que no cuenten autorización del Invima. Otro punto importante es tomar en consideración que ese tipo de productos de dudosa procedencia se comercializan, sobre todo, a través de páginas de internet, redes sociales y hasta por cadenas de WhatsApp, por lo que es pertinente examinar quiénes son los distribuidores y evitar compras a través de estos canales.

 

Revise el registro Invima

El registro Invima es el código que da ese instituto a los antídotos que son comercializados legalmente en el país. Ese número es mucho más que un grupo de dígitos porque para conseguirlo, las empresas farmacéuticas deben cumplir con una serie de estándares científicos que den cuenta de la calidad del producto a comercializar.

Por eso el consejo de las autoridades es solo comprar fármacos o productos dietarios que tengan un registro Invima en la imprenta del empaque. Además, usted puede consultar la autenticidad de estos en el portal dispuesto por el Invima (ver Claves) .

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa
Miércoles, 15 de Junio de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Temas del día