Escuchar este artículo

Bill Gates y sus pautas para prevenir una nueva pandemia

Miércoles, 1 de Junio de 2022
Propone la formación de un equipo de prevención de pandemias.

En su historia, la Humanidad ha tenido que sobrevivir a pandemias y catástrofes, como la que ha ocurrido con el Covid-19, y siempre ha cambiado la forma en la que las personas ven el mundo.

Es el tema central del nuevo libro de Bill Gates, un texto cargado de información y optimismo, donde el magnate de la tecnología, pone de manifiesto todo lo que se debería aprender de la más reciente pandemia, con el propósito de evitar volver a pasar por este tipo de emergencias sanitarias.


Lea además: 10 cosas que debe saber sobre la EPOC y cómo tratarla


En él, Gates plantea los pasos que se deben dar para prevenir otro desastre sanitario global. Y es que, aunque el mundo ha reaccionado a esta enfermedad de forma más rápida y eficaz que frente a cualquier otra en la historia, no se ha tomado en serio la labor de prepararse para evitar futuras pandemias.

Para Bill Gates la esperanza existe, si se siguen una serie de recomendaciones el mundo no tendrá que volver a vivir un episodio tan dramático.

En 368 páginas el fundador de Microsoft muestra cómo ha aprendido mucho sobre qué hacer ante la amenaza de una nueva enfermedad y cómo contenerla gracias al trabajo realizado por la Fundación Gates durante la pandemia de la Covid-19.


Conozca: Tratamiento para enfermedades intersticiales del pulmón llega a Colombia


Desde la fundación se han invertido más de dos mil millones de dólares en investigación de vacunas y tratamientos contra esta enfermedad y a que estas herramientas lleguen a los países más pobres.

Como consecuencia, Bill Gates se ha relacionado desde el inicio de la crisis del coronavirus con numerosos expertos en salud, de lo que ha sacado una idea en claro: siempre se han transmitido enfermedades entre los humanos y seguirá pasando, pero esto no tiene por qué degenerar en un desastre mundial.

"Creo que la Covid-19 puede ser la última pandemia. Sé que es difícil de creer cuando todavía estamos intentando controlarla. Durante los dos últimos años el mundo entero se ha enfrentado a multitud de dificultades y no es fácil sentirse optimista ante la miseria que tanta gente ha experimentado.

Pero cada vez que veo el sufrimiento creado por la Covid-19, cada vez que leo el último balance de muertos, escucho a alguien que ha perdido su trabajo o paso delante de una escuela cerrada, no puedo evitar pensar: no es necesario que pasemos otra vez por lo mismo", dicta Bill Gates en la introducción del libro.

Paso a paso

Un libro que sienta las bases para que gobiernos, científicos, empresas y ciudadanos creen un sistema que acabe con la amenaza de otra pandemia. Cada capítulo señala uno de los pasos que aún debemos dar para estar preparados. Pero tiene que ser ya, ahora que todavía el mundo recuerda lo horrible que ha sido la crisis del coronavirus.

Una de las preocupaciones que Gates plantea en el texto es que cuando la Covid-19 remita, y con toda probabilidad se convierta en una enfermedad endémica, la prevención de pandemias quede en un segundo plano, o incluso en ninguno.

"Llevo siguiendo la evolución de la Covid-19 desde los primeros brotes, trabajando con expertos dentro y fuera de la Fundación Gates que luchan por una respuesta justa y que llevan décadas enfrentándose a enfermedades contagiosas. He aprendido muchísimo en el proceso (sobre esta pandemia y sobre cómo frenar la siguiente) y quiero compartir con vosotros lo que he escuchado", continúa en su introducción.

Bill Gates propone, entre otras cosas, la formación de un equipo de prevención de pandemias. Recomienda que los gobiernos se pongan a trabajar en la creación de un grupo de expertos a nivel global que se ocupe de ayudar al mundo a prevenir pandemias.

Gates considera de especial importancia configurar este nuevo organismo internacional si queremos evitar más pandemias. Para que cumpla correctamente su función de detectar brotes peligrosos y dar la voz de alarma tiene que estar bien equipado: debe contar con presupuesto anual suficiente financiado por los países ricos, de unos mil millones de dólares, además de una dotación de personal adecuada, de unas 3.000 personas, y ser gestionado por la Organización Mundial de la Salud como recurso global.

En menos de un año de pandemia, ya había vacunas seguras y eficaces contra esta enfermedad mientras que los tratamientos tardaron en ver la luz. Si las vacunas no se hubieran desarrollado en este tiempo récord y a la vista de la tardanza de los tratamientos efectivos, la tasa de mortalidad habría sido mucho más alta, según señala el autor.


Le puede interesar: La importancia de crear hábitos de estudio


En futuros brotes pueden tener un gran potencial para salvar vidas y evitar que se colapsen los sistemas sanitarios. Por eso, otra de las metas que debe marcarse el planeta es invertir en la investigación de tratamientos.

Antes de la pandemia el récord en el desarrollo de una inmunización estaba en cuatro años, en esa ocasión contra las paperas. De hecho, el ’gran milagro’ de las vacunas contra la Covid-19 sucedió mucho más rápido de lo que muchos expertos pronosticaron.

Gates da un paso más allá. Según su plan de prevención de pandemias, las vacunas deben estar listas para todo el mundo seis meses después de que el patógeno haya sido identificado. Reconoce que se trata de una meta ambiciosa pero posible.

Según explican desde la agencia nacional de salud pública de Estados Unidos, estas inmunizaciones se desarrollan en laboratorio con materiales que están disponibles fácilmente, por lo que pueden fabricarse grandes cantidades de forma más rápida que con los otros métodos.

Además, propone acabar con la brecha sanitaria, pues aunque la respuesta a la pandemia fue más rápida y eficaz de lo que en un principio se esperaba, las desigualdades han sido alarmantes. Tanto entre países como dentro de ellos.

Es lo que ocurre en Estados Unidos, donde las personas afro, latinas y nativo americanas tienen el doble de probabilidades de morir de Covid-19 que las blancas. Entre países, los habitantes de los estados pobres han tenido menos posibilidades de acceder a pruebas diagnósticas o tratamientos contra la Covid-19.

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí
Image
Colprensa
Colprensa

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda