¿Cómo tener el asma bajo control en tiempos de pandemia?

Jueves, 6 de Mayo de 2021
Las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, incluido el asma, son la tercera causa de muerte en Colombia, según Minisalud.

El asma es una enfermedad compleja asociada a la inflamación crónica de las vías respiratorias, lo cual dificulta la respiración. Si bien el asma es una enfermedad crónica, la mayoría de las personas pueden controlar eficazmente su afección con los medicamentos de control.

En casi la mitad de los casos, inicia antes de los 10 años y en general hasta los 15 años la prevalencia es mayor en niños que en niñas. En la edad adulta, pasados los 40 años, es menos frecuente su inicio y la prevalencia se invierte, afectando más a las mujeres que a los hombres.

COVID-19 y asma: los retos de una pandemia

La pandemia de COVID-19 ha suscitado desafíos para todos y los pacientes con asma no son la excepción. El Grupo Colombiano de Asma, han emitido diversas recomendaciones fundamentales para los pacientes. La continuidad del tratamiento es una de las principales.

Esta organización está conformada por diversas asociaciones médicas como la Asociación Colombiana de Alergia, Asma e Inmunología, la Sociedad Colombiana de Médicos Generales, la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía de Tórax, la Asociación Colombiana de Medicina Familiar, la Asociación Colombiana de Medicina Interna, la Sociedad Colombiana de Pediatría, FIQUIRES, la Sociedad de Salud Pública, entre otras.

El médico Oscar Uriel Barón, especialista en neumología, parte del grupo colombiano de Asma y presidente de la Sociedad de Neumología Pediátrica, explicó que mantener el control de la enfermedad es fundamental. Agregó que el paciente debe ser consciente de la necesidad de mantener el tratamiento, de seguir en sus controles médicos programados, asistir a un centro de salud en caso de exacerbación y tomar todas las medidas necesarias para evitar el contagio de COVID-19”

Con el fin de mantener el asma bajo control, se recomienda:
 
-La teleconsulta con el médico tratante para el manejo adecuado de la enfermedad. 

-Solicitar al especialista en salud un plan de acción del asma en caso de que se presente deterioro o se requiera hacer ajustes para el control de la enfermedad.

-No compartir con otros miembros de la casa espaciadores o inhalocámaras. 

La doctora Claudia Jiménez, terapeuta respiratoria egresada de Barry University and Respiratory Therapy Institute de Estados Unidos, especialista en cuidado intensivo y pruebas de función pulmonar del Mount Sinai Medical center, señaló que los asmáticos son personas vulnerables, por lo que deben asegurar tener todos los cuidados de prevención frente a la pandemia.

“Además de continuar con el tratamiento, deben garantizar tener disponibles sus medicamentos, incluyendo el oxígeno suficiente en el caso de ser paciente oxígenodependiente. No se deben dejar de seguir las recomendaciones de su terapeuta respiratorio quien está ahí para apoyarlo”.

Barón indicó que la pandemia ha cambiado los patrones de diagnóstico del asma y se ha visto una reducción en el número de consultas a nivel institucional, seguramente producto de situaciones tales como que el paciente no diagnosticado siente que está bien y no quiere exponerse a un supuesto riesgo cuando va a una institución de salud. 

“Así mismo, algunas personas han optado por el manejo de síntomas en casa a través de prácticas como la automedicación. Sin embargo, sí es fundamental ser evaluado de una manera profesional para saber realmente lo que está pasando”. 

La temprana detección y su adecuado tratamiento significa para los pacientes poder disfrutar de una vida plena y saludable.  

Martha Herrera, presidente ejecutiva de la Fundación Colombiana para Fibrosis Quística y otras Enfermedades Respiratorias y miembro del Grupo Colombiano de Asma, afirmó que es fundamental que las personas consulten con su médico en el momento en que los síntomas aparezcan. 

“Vivir con el asma bajo control es posible, recuperar la calidad de vida y disfrutar a plenitud de hobbies y actividad física se puede lograr. Desde FIQUIRES somos consientes de lo importante que resulta para los pacientes con asma contar con una red de apoyo de acuerdo con su diagnostico y hoy más que nunca el llamado es a rodearlos y a promover su bienestar y calidad de vida”, añadió.

La pandemia también ha sido el marco para que el público en general y los pacientes con asma aumenten su conciencia en torno al autocuidado de su sistema respiratorio. La doctora Jiménez explica que “las personas se han vuelto más consientes, con mucho más cuidado de su tratamiento y con más entendimiento sobre la importancia de respirar bien y tener todos sus medicamentos y horario al día”. 8

Aprender a respirar bien: la clave para un buen uso del tapabocas 

Las buenas prácticas a la hora de respirar son fundamentales. Los beneficios de una buena respiración son innumerables y en la actualidad son claves pues facilita el uso adecuado del tapabocas. 

La doctora Jiménez sostuvo que el primer paso es hacer de la respiración un proceso consciente, saber que la respiración profunda comienza por tomar aire por la nariz y botarlo por la boca sin subir los hombros. “La relajación es fundamental para que el aire llegue de manera correcta”. 

En el caso del uso del tapabocas, la recomendación es no tomar ni expulsar el aire por la boca. La respiración se debe iniciar desde la nariz, para evitar que la persona se sienta mareada, con dolor de cabeza entre otras cosas. 

Con el asma bajo control: entusiasmados por vivir 

Los pacientes con asma son personas entusiastas que ante la vida y sus circunstancias no impiden vivir una vida plena en compañía de su familia.  

Gloria Esperanza Chávez, por espacio de 21 años trabajó en un restaurante, atendiendo el servicio de parrilla. El contacto con el humo y la cocina trajeron consecuencias importantes para sus pulmones. Hoy ella convive con EPOC y fue diagnosticada con asma hace 13 años. 

Ha estado internada en Unidades de Cuidado Intensivo en diversas oportunidades. Gracias al tratamiento que lleva su calidad de vida es mucho mejor. Hoy es muy consciente de la importancia de proteger su salud por ella y por su familia. 

Igualmente, Johana Escobar también lleva muchos años aprendiendo a convivir con el asma y sus síntomas. Ella nació prematura y desde el inicio de su vida tuvo múltiples hospitalizaciones y problemas respiratorios. Hace algunos años, notaron que en sus pulmones había quistes y aunque inicialmente fue diagnosticada con fibrosis pulmonar, el consenso hoy en día es que padece de un asma severa que debe ser tratada para no poner en riesgo su vida.  

Actividades cotidianas como atarse los cordones le resultaban muy difíciles, sin embargo, hoy agradece los beneficios que ha traído para su vida el tratamiento. Es consciente, además, que debe cuidarse mucho y protegerse al máximo de la COVID-19, no solo por ella sino por su familia que constituye su mejor red de apoyo. 

Con información de Fundación Colombiana para Fibrosis Quística y otras Enfermedades Respiratorias

Image
La opinión
La Opinión