Escuchar este artículo

En pandemia, así afecta a la salud el confinamiento

Domingo, 7 de Febrero de 2021
El cuidado de la salud mental y realizar actividades físicas, para evitar el sedentarismo, figuran entre las recomendaciones de los especialistas.

La pandemia por la COVID-19 ha trasformado el panorama del planeta en todos los aspectos de la vida diaria, y de forma preponderante ha planteado nuevos desafíos en el terreno de la salud.

Todos los servicios médicos se han volcado a responder a este reto inédito que nos trajo el coronavirus. Este desafío se presentó de forma inesperada y ha demandado que los países transformen sus servicios para enfrentar la avalancha de pacientes, y sus complicaciones a raíz de esta enfermedad.

“El temor al virus y la necesidad de disponer de recursos ha llevado a modificar la mayoría de los servicios asistenciales básicos incluyendo las consultas externas y las cirugías. Los pacientes han visto afectada la continuidad de sus tratamientos, y han pospuesto sus visitas a los centros asistenciales”, expresó Guillermo Sánchez, director de posgrados en Epidemiología de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS).

En ese sentido, Sánchez explica que las enfermedades crónicas han tenido una alteración en la regularidad de sus tratamientos y la continuidad de sus procesos, ya que los pacientes con padecimientos como la hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedad renal, tratamientos de cáncer, entre otros, han experimentado durante estos meses una gran incertidumbre por el temor de adquirir una infección por COVID-19, y que a corto plazo podría generar una complicación potencial y en el peor de los casos, la muerte.

“Los factores que explican el incremento de estas patologías son múltiples, incluyendo por ejemplo el acceso restringido a los servicios de salud de pacientes crónicos que requieren atención constante, y de otra parte el aislamiento preventivo, el confinamiento y la situación propia de la pandemia han sido causa de nuevas afectaciones”, señala.

En este artículo les explicamos las enfermedades que aumentaron durante la época de confinamiento y las recomendaciones que se deben tener en cuenta para evitar un impacto negativo en la salud.

Salud mental

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y expertos de diferentes lugares del mundo advirtieron sobre los problemas de salud mental que podría generar el confinamiento a largo plazo, y hoy, once meses después de que esta última fuera declarada en todo el país, los estudios los confirman.

Para Edinry Calle Morantes, psicóloga con especialización en Orientación Vocacional y Ocupacional, factores como el encierro, el miedo y la pérdida de ingresos económicos, son consecuencias colaterales a las medidas preventivas, lo que derivó al aumento de enfermedades que afectaron el estado emocional en la población.

“La salud mental es un tema que aún muchos consideran poco común debido a la mala información que circula al respecto. Las personas no se preocupan por ser atendidos por un profesional en esta disciplina y a largo plazo, una situación como la ansiedad que puede ser diagnosticada a tiempo, termine convirtiéndose en un trastorno como la depresión”; explica Calle.

De igual manera, manifiesta que los grupos que se han visto afectados son muy variados y que van desde aquellas personas que su normalidad continúo desarrollándose en el exterior, como es el caso de los profesionales que han estado más expuestos al virus, tanto aquellos vinculados al ámbito sanitario como aquellos que han llevado a cabo otras tareas esenciales, hasta aquellos que han sido contagiados del coronavirus y aislados de sus seres queridos, o aquellas familias que perdieron un ser querido y no pasaron por todas las etapas de duelo en forma correcta.

“Además de aumentar el riesgo de padecer alguna enfermedad o trastorno; nuevos comportamientos han marcado la personalidad de la gran mayoría, este es el caso del pensamiento dicotómico, que se puede definir como aquellos que construyen una realidad cambiante y extremistas durante todo el día, dependiendo de las situaciones que los rodea”, enfatizó la psicóloga.

Riesgos del teletrabajo

En Colombia, el teletrabajo se encuentra definido en la Ley 1221 de 2008 como una forma de organización laboral, lo que permitió ‘emigrar’ las oficinas a las casas. No obstante, son varios los inconvenientes y los riesgos para quien trabaja de manera solitaria.

En una encuesta reciente de la organización Spaces, evidenció que el 64% del trabajador freelance  piensa que trabajar desde casa genera muchas distracciones, aspectos que contradicen en algunos aspectos las ventajas principales de esta modalidad y que se convierten en riesgos laborales.

Por ejemplo, los freelances deben gestionar y establecer una planificación correcta de los tiempos, ya que un 56% de ellos sufren de largas jornadas laborales y permanente conexión con el mundo laboral, lo que podría estar asociado a una baja implicación en el trabajo, problemas de concentración, incertidumbre y disminución de las actividades sociales.

Patologías como trastornos digestivos, sensación de fatiga, vértigo, y problemas musculoesqueléticos son los principales riesgos de salud cuando hablamos de la parte física. Sin embargo, el peligro más importante para la salud de los teletrabajadores es sin duda el sedentarismo y las consecuencias que éste tiene.

“El sedentarismo puede tener consecuencias inmediatas en órganos como el cerebro y corazón, pero también puede perjudicar el sistema muscular y óseo, debilitando su función. Es importante que diferenciemos muy bien una actividad física (cualquier contracción muscular) y un ejercicio, que es una actividad estructurada, planificada, repetitiva y tiene como objetivo principal mejorar la condición física”, explica José Gabriel León, médico especialista en medicina de la actividad física y el deporte de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS).

Los profesionales de la salud indican que ejercitarse al menos 30 minutos al día, y tener una alimentación sana y balanceada, permitirán que las personas transformen su cuerpo y tengan un estilo de vida saludable.

¿Y las enfermedades en los niños?

Cuando se trata de hablar de los niños, y más si está el coronavirus presente, enseguida se ‘encienden’ las alarmas.

A medida que ha ido avanzando el virus, se han diseñado diferentes estrategias para prevenir la enfermedad para los menores, sin embargo, una de las evidencias más claras que se han detectado es que los niños parecen escaparse en gran medida a las consecuencias más graves o, incluso a las leves, que el coronavirus produce en adultos.

Así lo expresa el pediatra Hernando Villamizar, “los pequeños se ven afectados por el encierro, esto hace que ellos no tengan las relaciones interpersonales necesarias para desarrollar su comportamiento, ellos pueden salir siempre y cuando no visiten lugares cerrados y con aglomeración de personas”.

Villamizar resalta la responsabilidad que tienen los niños para cumplir las medidas de bioseguridad y hace un llamado de atención a las personas mayores, ya que son los que generalmente incumplen las recomendaciones básicas y se pueden convertir en una cadena de contagio.

“Los niños deben vivir sus etapas y al momento de salir de sus hogares, se van a contagiar de los problemas comunes de la infancia (fiebres, diarreas, gripes y raspaduras por caídas),  situaciones que hacen parte de su proceso de crecimiento  y a su vez ayuda a su sistema inmunológico a desarrollar las defensas necesarias en su cuerpo”, indica.

Por esta razón, el experto recomienda crear entornos seguros para que los más pequeños se sientan libres y comprendan la importancia de cuidarse y cuidar a los demás.

Image
Gerson Correa
Gerson Correa