Escuchar este artículo

Evite intoxicaciones en las festividades

Domingo, 19 de Diciembre de 2021
Siga las recomendaciones de los expertos.

Ante posibles riesgos de presentar intoxicaciones o enfermedades gastrointestinales por la mala manipulación en la preparación y almacenamiento de las cenas de navidad y fin de año, expertos en seguridad alimentaria formulan algunas sugerencias para prevenir estas situaciones al momento de adquirir, preparar, congelar y descongelar los alimentos.  

Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

“La forma adecuada de identificar que un alimento está en proceso de descomposición, es a través de su color, olor y textura; no se puede confiar solo en la fecha de vencimiento, es necesario revisar bien los alimentos antes de comprarlos”, comenta Patricia Chaparro, docente del programa de Ingeniería de Alimentos de la Universidad de La Salle.

La especialista explica que el proceso correcto para descongelar los alimentos antes de prepararlos, en el caso del  pollo o pavo, es dentro de la misma nevera, es decir, trasladarlo del refrigerador a la parte baja de la nevera. “Aunque el proceso puede durar más de 12 horas, es el apropiado para asegurar que el descongelado sé de manera completa y uniforme”.

En cuanto al proceso para almacenar alimentos cocinados, práctica habitual después de la cena de navidad y año nuevo, la docente dice que es necesario separar los alimentos crudos y cosidos para evitar la contaminación cruzada. “En este procedimiento es importante tener en cuenta que el pavo, el pollo y el cerdo se debe congelar; este proceso se debe hacer en recipientes herméticos”, explica.

Lea aquí: Resumen de hechos importantes en Norte de Santander en el 2021

Respecto al tiempo ideal para el consumo, los alimentos como la carne, el pollo y el cerdo se deben consumir máximo en las siguientes 24 horas posterior a su preparación. Lo mismo se debe hacer con los alimentos que contengan lácteos, como los postres o las salsas, que son productos de consumo rápido, puesto que, si no se manipulan de forma adecuada, pueden generar una intoxicación.

Finalmente, en esta temporada es habitual realizar cenas grandes en la que normalmente sobra mucho alimento que no se puede almacenar porque ha tenido manipulación o contacto con la saliva. Para no tener que desecharlos por razones de bioseguridad, es mejor comenzar a realizar cenas con porciones contadas, es decir, cocinar solo lo que se va a consumir, recomienda la especialista.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda