Escuchar este artículo

Las enfermedades de la piel no son un asunto “cosmético”

El diagnóstico oportuno y el manejo adecuado por el especialista puede ayudar a controlar los síntomas.

En el marco del Día Mundial de la Dermatitis Atópica, 14 de septiembre, Pfizer hace un llamado de sensibilización sobre esta enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que afecta no sólo físicamente sino emocional y socialmente a las personas que la padecen.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo de España, INSST, la piel humana, funciona como una barrera flexible, gracias a los componentes de colágeno y elásticos de la dermis; esta se encarga de proporcionar un escudo o defensa única que protege, dentro de ciertos límites, frente a las fuerzas mecánicas y a la impregnación de diversos agentes químicos. Adicional a esto, la piel controla la pérdida de agua del organismo y lo protege contra los efectos de la luz natural y artificial, así como del calor y del frío. Es por esto que, la piel intacta y sus secreciones, constituyen una barrera defensiva bastante eficaz frente a los microorganismos.


Lea: ¿Cómo ayudar a alguien cuando tiene pensamientos suicidas?


La Dermatitis Atópica, que a menudo se conoce como eczema, es una enfermedad crónica -de larga duración- que hace que la piel se inflame e irrite, lo que causa mucha picazón. Esta afección es frecuente y puede presentarse a cualquier edad, sin embargo, por lo general comienza en la infancia, así lo indica, el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

La doctora Claudia Marcela Arenas Soto, dermatóloga, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Dermatología, delegada en Colombia del Colegio Ibero-Latinoamericano de Dermatología 2022- 2024, afirma que “la dermatitis atópica, es una enfermedad inflamatoria crónica, recurrente, heterogénea y multifactorial, que incluye factores genéticos y ambientales como la polución, agentes irritantes, alérgenos ambientales, entre otros”. De igual manera, recalca la especialista que, “en Colombia, la prevalencia aproximada de personas con dermatitis atópica es de 9% en adultos y 12% en adolescentes”.

Ana Dolores Román, gerente general de Pfizer en Colombia, señala que “de acuerdo con el estudio ´Dermatología Médica Aumento del conocimiento y acceso a la atención en América Latina: Casos de estudio en dermatitis atópica y alopecia areata´, desarrollado por el Institute for Human Data Science (IQVIA) y Pfizer; las enfermedades de la piel como la Dermatitis Atópica tienen un impacto negativo considerable en el paciente al afectar su calidad de vida y confianza, de aquí la importancia de comprender mejor la situación de esta enfermedad, y cambiar la percepción que tiene la sociedad de enfermedades ‘cosmética´.”


Conozca:Se disparan las tutelas por escasez de medicamentos


La enfermedad supone una carga para los pacientes a nivel físico, psicológico y mental, pues el prurito intenso, persistente y debilitante, signo característico de esta afección, puede provocar alteración del sueño, ansiedad, depresión, ideación suicida, trastornos de atención (déficit de atención o hiperactividad), deterioro de la calidad de vida y reducción de la productividad; generalmente estos síntomas están altamente correlacionados con la gravedad de la enfermedad, advierte la doctora Arenas.

Pese a que, vivir con dermatitis atópica puede ser difícil, tenga en cuenta las recomendaciones que da la especialista en dermatología, para ayudar a controlar la enfermedad:

  • Dejar el cuidado de la piel en manos de personal experto como lo son los dermatólogos, muchos de los pacientes pueden requerir el manejo multidisciplinario que incluye otras especialidades como neumología, psiquiatría y alergología.
  • Baños cortos (sólo 5 min) y utilizar durante el baño jabones con un PH Neutro, sustitutos del jabón o aceites de ducha.
  • Secar la piel con cuidado, idealmente con toallas de algodón, haciendo toques en la piel y sin frotar para evitar irritar las zonas afectadas.
  • Utilizar siempre después del baño, emolientes sin perfumes, colorantes, preservantes, alérgenos proteicos y conservantes con alto poder sensibilizante.
  • Utilizar emolientes en todo el cuerpo, incluso cuando se usen otros tratamientos.
  • Evitar factores desencadenantes de la enfermedad, si los puede identificar.
  • Seguir las indicaciones del dermatólogo para el buen manejo de la enfermedad.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Martes, 13 de Septiembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión