Escuchar este artículo

Molécula ayuda a mejorar la calidad de vida de pacientes con Parkinson

Viernes, 1 de Octubre de 2021
El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer.

¿Qué haríamos si tuviéramos una hora más de tiempo al día? Quizás no sea una pregunta relevante para la gran mayoría,  pero si de un inmenso valor para  las cerca de cien mil  personas que,  según la Asociación Colombiana de Neurología, sufren la enfermedad de  Parkinson en Colombia   La buena noticia es que más de mil pacientes en nuestro país,  han podido  disfrutar durante los últimos 2 años, de más horas diarias sin los  movimientos involuntarios que produce este trastorno, gracias al acceso a  Safinamida, la molécula que ayuda a disminuir el tiempo off en quienes presentan  fluctuaciones motoras.

Colombia fue el primer país de América Latina en disponer de esta molécula, lo que representa uno de los avances más significativos en el tratamiento de la enfermedad, teniendo en cuenta que durante diez años y hasta 2019, no hubo novedades farmacológicas que ayudaran a mitigar los efectos del que se considera, uno de los trastornos neurodegenerativos progresivos – crónicos de mayor crecimiento en las últimas décadas.

Pero ¿en qué radica la importancia de este medicamento? Mas del 75% de los pacientes con Enfermedad de Parkinson reciben Levodopa como tratamiento principal, pero a medida que este trastorno avanza, los síntomas se intensifican, por lo que se hace necesario incluir tratamientos complementarios que permitan tratar los síntomas mientras controlan los efectos de periodos sin respuesta y es aquí donde la Safinamida juega un papel determinante.

Para la Dra. Claudia Moreno, Presidenta de la Asociación Colombiana de Neurología “esta molécula tiene un triple efecto al bloquear la acción de la enzima que degrada   la dopamina (Neurotransmisor del sistema nervioso central, que actúa como mensajero químico y regula funciones como la actividad motora entre otras), lo que permite que su efecto dure más en el organismo, aumentando así el tiempo de buena respuesta del paciente o tiempo on.   También tiene un efecto sobre receptores NMDA, inhibiendo su acción y permitiendo un mejor control de los movimientos involuntarios, a lo que se suma su acción sobre algunos canales de sodio lo que permite controlar el dolor en estos pacientes”.

A diferencia de otros fármacos, la acción de la Safinamida es selectiva, con pocos efectos secundarios y grandes beneficios sobre el periodo on, lo que supone un impacto importante sobre la calidad de vida de los pacientes.

Lea también: ¿Cómo tener una vejez saludable?

Sobre la enfermedad

Se estima que en la actualidad existen alrededor de 6,5 millones de casos de Enfermedad de Parkinson en el mundo, con una prevalencia global del 0,2%.  Según los datos reportados en el Registro Individual de Prestación de Servicios en Salud (RIPS), entre 2016 y 2020 se atendieron 148.224 personas con diagnóstico de Parkinson, 33.687 de las cuales, corresponden tan solo al año anterior.  

Si bien, la edad promedio para la aparición del Parkinson es de 60 años y el 10% de las personas son diagnosticadas antes de los 50, su incidencia en jóvenes y adolescentes alcanza el 0,25% del total de personas afectadas, lo que genera gran impacto a nivel social, familiar y económico. 

La enfermedad de Parkinson, que causa discapacidad motora y neuro-psiquiátrica, es un complejo desorden que se desencadena por la ausencia de dopamina y se caracteriza por la presencia de síntomas motores y no motores, relacionados con el daño de múltiples estructuras del sistema nervioso central y periférico.   Según la Dra. Claudia Moreno, “existen algunas señales de alarma temprana tales   como trastornos del sueño, pérdida de olfato, estreñimiento o depresión. No obstante, el diagnóstico puntual de la enfermedad se hace tras la manifestación de los síntomas motores, dentro de los que se cuentan la lentitud motora, temblor o rigidez, que se presentan cuando el paciente ya ha tenido la pérdida de aproximadamente el 70% de esas células dopaminérgicas que controlan el movimiento”.

Estos síntomas pueden incluir dolor, fatiga, cambios cognitivos, ansiedad y problemas urinarios, que varían de una persona a otra y suelen empeorar haciendo que quienes sufren la enfermedad de Parkinson no puedan llevar a cabo funciones básicas como levantarse de la cama, caminar sin ayuda o conducir.   Así temblores en las manos, brazos, piernas o mandíbula, rigidez muscular en el tronco y las extremidades, lentitud motriz (bradiquinesia) y una disminución en el equilibro y la coordinación, deterioran significativamente la calidad de vida del paciente y de quienes hacen parte de su entorno.

Que cada uno de los pacientes tratados con Safinamida en nuestro país, haya logrado tener más horas con calidad de vida durante estos dos años, es uno de los mayores logros en la lucha contra esta enfermedad que busca recuperar autonomía, independencia y bienestar para los pacientes, sus familias, y cuidadores. 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas