Nuevos avances en cirugías de columna vertebral

Lunes, 22 de Marzo de 2021
En Cúcuta, el ortopedista Carlos Arturo Salgar ha efectuado con éxito el tratamiento a diversas patologías en la Clínica San José.

La endoscopia es un procedimiento que permite al médico ver en el interior de un cuerpo a través de un instrumento llamado endoscopio o tubo visor, que tiene una cámara diminuta unida al tubo, considerada una técnica mínimamente invasiva.

En las últimas décadas, los avances en este campo han permitido realizar diversas maniobras terapéuticas como procedimientos quirúrgicos en vías digestivas (gastroscopia, colonoscopia). Actualmente se usa ampliamente en intervenciones torácicas (toracoscopia), abdominales (laparoscopia) y en las articulaciones del cuerpo (artroscopia).

La cirugía mínimamente invasiva de columna (MISS por sus siglas en inglés Mínimally Invasive Spine Surgery) realizada por endoscopia, es una técnica que pretende evitar al máximo la lesión del tejido adyacente al sitio de la enfermedad a tratar, bien sea: disco intervertebral, faceta, foramen o raíz nerviosa.

Uno de los pioneros en este tipo de intervención quirúrgica MISS en Cúcuta es el ortopedista Carlos Arturo Salgar quien, junto con su equipo en la Clínica San José, ha efectuado con éxito el tratamiento de diversas patologías de la columna vertebral en las cuales esté indicada, y de acuerdo a cada caso,  la cirugía endoscópica mínimamente invasiva.

Disminuir traumas

El propósito principal de la MISS es minimizar el trauma de los tejidos circundantes y  reducir el dolor post operatorio y la incapacidad de los pacientes. 

Las técnicas MISS ofrecen un amplio conjunto de opciones quirúrgicas para determinados pacientes, no obstante, en aras de aumentar el porcentaje de éxito, es fundamental establecer de manera precisa el tipo de patología y las características del paciente, para determinar el tratamiento más acertado a realizar. Es decir, no son técnicas que sirvan en todos los casos.

Los procedimientos MISS, al ser métodos relativamente nuevos, son sometidos a grandes escrutinios por parte de la mayoría de la comunidad científica. Muchos cirujanos aún ven con cierto escepticismo sus bondades y consideran que, quizás, es muy pronto establecer su verdadera capacidad. De hecho, al día de hoy cursa con importantes tasas de reoperaciones, seguimientos cortos y costos asociados altos, lo que hace que no sea la técnica estándar para ciertas patologías de espalda.

Los resultados de estos estudios, a primera vista pueden indicar que, en términos de efectos clínicos, las técnicas no tienen diferencia, sin embargo, en todos y cada uno de ellos, se destaca que los beneficios inherentes de las técnicas MISS, como son: menor sangrado, uso de anestesia local, menor exposición tisular, menor estancia hospitalaria, sin duda ofrecen ventajas para los pacientes y tienen un efecto potencial en la disminución de complicaciones intra y posoperatorias.

Beneficios para los pacientes

El beneficio fundamental para un paciente es solucionar el motivo de la consulta, en este caso el alivio del dolor, y al aliviar ese dolor la persona se siente satisfecha con el procedimiento.

Con respecto a la lesiones en tejidos adyacentes, distintos análisis han demostrado un menor daño en la biomecánica de la musculatura paravertebral con las técnicas MISS. Los resultados  demuestran que no sólo es importante quitar el dolor del paciente, sino que, al final, el factor fundamental en la satisfacción y el mayor impacto en la calidad de vida de las personas es el hecho de que puedan regresar a sus actividades normales en el menor tiempo posible.

Este tipo de intervenciones implican retos como una adecuada y exacta elección del paciente por parte del  especialista, una correcta selección del tipo de cirugía y por supuesto un amplio y suficiente entrenamiento técnico.

Image
La opinión
La Opinión