Nuevos descubrimientos sobre reducción del daño pulmonar ocasionado por la COVID-19

Jueves, 3 de Junio de 2021
El 20% de las personas presentan secuelas después de contagiarse de coronavirus.

Aunque el 80% de los pacientes no tienen secuelas importantes, muchos son los efectos negativos que deja tras de sí el paso del Sars-CoV-2, en aquellos que sufren complicaciones. Según el Dr. Abraham Alí Munive, neumólogo, intensivista  e internista, director médico de la Fundación Neumólógica Colombiana, “el COVID-19 tiene diferentes manifestaciones sobre el sistema respiratorio, la más importante de ellas tiene que ver con esas secuelas relacionadas con fibrosis pulmonar y enfermedades restrictivas, sin contar  con aquellas obstructivas  en que los  pacientes quedan con síntomas parecidos a la hiperreactividad bronquial,  asma y EPOC, lo que se suma a  la fase aguda dada por los procesos neumónicos de muy difícil solución y que pueden terminar evolucionando a un síndrome de dificultad respiratoria aguda y en cuidado intensivo”.

Si bien, una de las grandes dificultades de este proceso pandémico ha sido la falta de evidencia  médica en la solución farmacológica que existe para el tratamiento de los pacientes que se están agravando y su llegada a la falla respiratoria, estudios clínicos adelantados en 19 paises, el consenso de importantes sociedades médicas internacionales y la inclusión dentro del listado de medicamentos priorizados para uso en pacientes que cursan COVID-19, avalan la eficacia de la N-Acetilcisteína como coadyuvante en el tratamiento de las complicaciones respiratorias asociadas al Sars-CoV-2.

“Se ha demostrado que tras la administración de N-Acetilcisteína, se  logra un menor deterioro en la capacidad respiratoria, que desde el punto de vista pulmonar se llama capacidad vital o sea,  la cantidad máxima de aire que una persona puede expulsar de los pulmones tras una inhalación máxima”, asegura el Dr. Abraham Alí.   Así mismo, en temas de calidad de vida,  “hemos observado  que los pacientes afectados  por el COVID-19 logran superar con menor dificultad una prueba llamada Caminata de 6 minutos (PC6M - Cantidad máxima que una persona puede recorrer durante seis minutos),  que aquellos que no reciben la N-Acetilcisteína”, agregó el especialista.  De igual forma, entendiendo que el Covid-19 puede producir fibrosis pulmonar, existe el beneficio de análisis indirecto que revela que con la N-Acetilcisteina  se puede  tener disminución de este daño.

“Aunque  hemos visto  que con el Sars-CoV-2  son comunes la generación de trombos que afectan el sistema vascular, el daño neurológico, las diarreas importantes,  los procesos de dermatitis y en algunos casos menos frecuentes un compromiso neurológico mayor, sin lugar a duda el órgano más afectado es el pulmón”.  Por esta razón, resulta de vital importancia el seguimiento neumológico,  tras padecer COVID-19, ya que muchos pacientes continúan con  síntomas que  consideran normales, pero que en realidad corresponden a un deterioro pulmonar, que de no ser detectado a tiempo puede ser fatal. 

“Tampoco hay que olvidarse de la prevención, en donde la N-Acetilcisteína podría tener efectos positivos, gracias a sus propiedades antioxidantes que contribuyen a impedir la replicación del viral” , puntualizó el Dr, Alí.

A los beneficios de este fármaco se suman sus efectos como mucolítico, antiinflamatorio, antitrombótico  y antiviral; enfatizando su alta seguridad, incluso en altas dosis. Es seguro en niños, adolescentes, adultos y adultos mayores. No genera interacciones medicamentosas con otros tratamientos administrados al paciente.

La N-Acetilcisteína  hace parte del listado de medicamentos priorizado para uso en pacientes que cursan con covid , que consolida la revisión realizada en trabajo conjunto del Fondo Nacional de Estupefacientes, la Dirección de Medicamentos y Tecnologías del Ministerio de Salud y Protección Social y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los medicamentos esenciales para el manejo de pacientes con sospecha o diagnóstico confirmado de COVID-19. Este listado incluye a su vez, las recomendaciones de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (SCARE) y la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo (AMCI), para un seguimiento intensificado que permita afrontar la emergencia sanitaria actual en el país.

Image
La opinión
La Opinión