Escuchar este artículo

¿Qué debo hacer en caso de un ataque cerebrovascular?

Miércoles, 20 de Octubre de 2021
El ACV es la primera causa de discapacidad y la tercera de muerte en Colombia.

En los últimos años la medicina ha avanzado enormemente en la comprensión y tratamiento de los Accidentes Cerebrovasculares, identificando factores de riesgo para su prevención e innovando en procedimientos de manejo, y de hecho, se estima que el 80% de los ACV son prevenibles. No obstante, el riesgo de sufrirlo ha aumentado en los últimos años, y actualmente se calcula que 1 de cada 4 adultos tendrá uno a lo largo de su vida.

En Colombia, aproximadamente 15 mil personas mueren al año por enfermedades cerebrovasculares y 45 mil sufren un ACV.

Lea aquí: Reducir tiempos de diagnóstico en cáncer de mama , el reto de América Latina

Por su parte, a nivel mundial el ACV es una de las principales causas de discapacidad en el mundo, ya que quienes sobreviven se ven afectados por una gran variedad de síntomas persistentes que pueden impedirles seguir con su vida de manera normal.

Anualmente, en promedio 5 millones de personas quedan permanentemente discapacitadas por un ACV en el mundo, y en términos de mortalidad, estos accidentes generan más 6 millones muertes al año; en Colombia fueron la tercera causa de muerte en el primer trimestre de 2021, luego del COVID-19.

Información es Vital

El principal aliado para combatir el ACV es la información. Distinguir las rutinas recomendadas para prevenirlo, reconocer sus síntomas y saber a dónde ir puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.  Para educar a la población, existe la iniciativa Héroes ACV cuyo objetivo es entregarles a las personas la mayor cantidad información y herramientas de prevención que ayuden a que todos los casos sean tratados a tiempo; frente al ACV, un segundo puede cambiar una vida. 

Frente al ACV, actuar con velocidad

Luego de un ACV los daños generados en el cerebro inician en instantes, y se estima que por cada 15 minutos de atención oportuna las víctimas de un ACV pierden un año de vida. Por eso, conocer los síntomas y la ruta recomendada puede no solo salvar vidas, sino reducir los riesgos de discapacidades permanentes.

Lea además

Dolor crónico: otra secuela del paciente post COVID-19

¿Dónde recurro a atención médica de urgencia frente a un ACV?

Una de las claves para lograr el manejo efectivo del ACV y salvar vidas, es conocer la ruta de acceso a la atención médica especializada que pueda tratarlo rápidamente con los tratamientos de vanguardia.

En Colombia, una persona con un ACV debe remitirse a clínicas y hospitales de tercer o cuarto nivel, que ofrecen acceso a un sistema de atención de última generación y personal capacitado para brindar atención compleja a esta población. Entre otras cosas, cuentan con unidades de neurocirugía, Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), y tomógrafos y neurólogos que pueden atender estas emergencias y reducen los riesgos de discapacidades o desenlaces desafortunados. Al ir a un centro de segundo o primer nivel, la persona podría perder tiempo valioso en desplazamientos que pueden salvar su vida.

¿Cuál es el procedimiento indicado para una persona en medio de un ACV?

Una persona con un Accidente Cerebrovascular Isquémico requiere inmediatamente romper, disolver o extraer el coagulo que impide el flujo de sangre.

Uno de los métodos que más ha avanzado en los últimos años es la trombectomía mecánica,  que se basa en extraer el coágulo a través de un catéter. Aunque es un procedimiento invasivo, se han reducido enormemente los riesgos y se puede realizar en pacientes que llevan más de 4.5 horas tras el ACV.

Conozca: ¿Cuál es la posición más adecuada para dormir?

¿Cómo reconozco un ACV?

Varios síntomas comunes pueden indicar que una persona está teniendo un ACV, como entumecimiento de un lado del cuerpo (cara, brazos, piernas); confusión o dificultad para hablar; problemas visuales en uno o ambos ojos; problemas para caminar y mantener el equilibrio; o dolor de cabeza severo sin causa conocida. La forma más sencilla de recordarlos es el método F.A.S.T., un acrónimo en inglés que traduce “rápido” y hace referencia a las señales más frecuentes que pueden indicar que una persona está sufriendo uno: debilidad facial (Face) y en los brazos (Arms), o problemas para conectar ideas (Speech); si tiene alguno de ellos, es urgente remitirse a tiempo (Time) a un centro de atención médica.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas