Escuchar este artículo

¡Que la enfermedad reumática no limite su vida sexual!

Lunes, 10 de Mayo de 2021
Conozca los factores que influyen en la actividad sexual de las personas diagnosticadas con enfermedades reumáticas.

Uno de los aspectos predominantes en la calidad de vida de los pacientes con enfermedades reumáticas es la sexualidad. La prevalencia de problemas sexuales en estos pacientes varía entre 36 y 70 por ciento, aumentando con la duración de la enfermedad, según la revista Sexualidad y Enfermedades Reumáticas, de la Sociedad Española de Reumatología.

La doctora Isabel Velásquez Arango, experta en sexología clínica y sexualidad humana, señala que las enfermedades reumatológicas tienen impacto físico y emocional que deja una serie de consecuencias. Cuando la enfermedad está activa aparecen síntomas que disminuyen el deseo sexual, tanto en hombres como en mujeres.

“Se describen problemas sexuales específicos en diferentes enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide, el síndrome de Sjögren, el lupus eritematoso sistémico, la esclerodermia, la espondilitis anquilosante, la artropatía psoriásica, la artrosis de cadera, entre otras”, advierte la Sociedad Española de Reumatología.

Artritis Reumatoide

Es la principal enfermedad crónica inflamatoria de las articulaciones, afecta principalmente manos y pies y aproximadamente el 50 por ciento de las personas diagnosticadas pueden llegar a presentar discapacidad funcional y el 20 por ciento discapacidad total, si no son tratados a tiempo, de acuerdo con el Fondo Colombiano de Enfermedades de Alto Costo.

La Sociedad Valenciana de Reumatología (SVR) señala que, en la artritis reumatoide, los problemas sexuales afectan del 31 al 76 por ciento de los pacientes, siendo la discapacidad física, la limitación y el dolor de cadera los determinantes más significativos que impactan la vida sexual en mujeres con esta enfermedad. 

Se estima que en estos pacientes hay disminución del deseo en 50 por ciento, reducción del 73 por ciento de la frecuencia del coito y disminución de la satisfacción sexual, debido principalmente al dolor, la edad y la depresión.

Espondilitis Anquilosante

Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel del NIH, la espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que causa inflamación en ciertas partes de la columna vertebral, causando con el tiempo, rigidez y dolor de espalda.

En la espondilitis anquilosante, algunos estudios destacan que “entre un tercio y la mitad de los pacientes diagnosticados sufren impacto en sus relaciones sexuales debido a factores físicos y psicológicos”, así lo determina la SVR.

Por una actividad sexual plena y placentera

Las enfermedades reumáticas no deberían suponer ningún impedimento para mantener relaciones sexuales satisfactorias. La publicación Sexualidad y Enfermedades Reumáticas la Sociedad Española de Reumatología recomienda planear la actividad sexual de acuerdo con el deseo y la condición física. Así como mantener una comunicación clara con la pareja sobre los sentimientos, deseos, juegos y necesidades sexuales, reconociendo la importancia de los mimos y caricias.

Para la sexóloga Velásquez Arango, hay muchas alternativas que pueden mejorar la actividad sexual de las personas, independientemente de si se sufre una enfermedad reumatológica o no. 

“Se puede ser creativo, cambiar los hábitos frecuentes y abrir la mente buscando ayuda con un especialista en sexualidad, para ampliar las posibilidades y tener unos encuentros sexuales más positivos, placenteros y saludables”.

Añade la especialista que la pareja del paciente reumático siempre podrá aportar para mejorar la vida sexual. Es importante acompañar al paciente en el proceso médico para tener un conocimiento amplio de cuáles son las limitaciones que causa la enfermedad frente a la práctica de los encuentros sexuales y así aprender a reconocer los mejores momentos para ajustar las expectativas de ambos.

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones dadas por la experta:

•    Tomar los analgésicos prescritos, media hora antes de tener relaciones, para prevenir la aparición inoportuna del dolor 
•    Utilizar lubricante íntimo diseñado para encuentros sexuales ayuda a disminuir las molestias por resequedad de las mucosas durante el coito
•    Tomar, previo a la actividad una ducha caliente, y en zonas de baja temperatura utilizar un calentador de ambiente o una cobija eléctrica, para mantener un ambiente agradable
•    Buscar imágenes de posiciones sexuales que ayuden a evitar el dolor 
•    Mantener una actitud positiva
 

Image
La opinión
La Opinión