¿Sabe qué es el Día de la Higiene Menstrual? 

Domingo, 7 de Marzo de 2021
Hablar de este proceso natural de la mujer ha sido tabú y está rodeado de mitos.

Durante cientos de años, hablar sobre la menstruación, periodo, regla o sangrado vaginal ha sido un tabú.

Las mujeres han tenido que enfrentarse a miles de señalamientos, solo por vivir un proceso natural y sano en sus cuerpos que ocurre cada mes cuando se genera la pérdida de sangre por la vagina a través del útero. 

Se tiene la idea de que, todos los ciclos menstruales son iguales, que durante la menstruación ninguna mujer puede quedar embarazada, no es recomendable hacer ejercicio, ducharse o bañarse el pelo es inapropiado, mantener relaciones sexuales está prohibido, estar descalza empeora el dolor de vientre, entre muchos más pensamientos que con el tiempo se han ido desmitificando.

El Día de la Higiene Menstrual fue lanzado por la ONG WASH United (empresa benéfica de responsabilidad limitada que trabaja en temas de agua, saneamiento e higiene en África subsahariana y Asia) en 2014 y se celebra cada 28 de mayo. 

Se creó con el objetivo de romper el silencio en torno a la menstruación, tema especialmente tabú en casi todo el mundo. 

Durante este día se lleva a cabo una jornada de concientización y de defensa del derecho a la educación de las niñas y de las mujeres en materia de higiene menstrual, que promueve un acceso general a los productos de higiene femenina y que lucha contra la estigmatización relacionada con la menstruación.

Lea además ¿De qué se trata la licencia menstrual que proponen en Argentina?

Tema de derechos 

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el manejo de la higiene menstrual es un tema de derechos humanos que tiene que ver con la igualdad de género, derecho al agua y saneamiento, a la salud, a la educación y a la participación. 

La Unicef, a través de su ‘Manual sobre salud e higiene menstrual para niños, niñas y adolescentes’ explica sobre los artículos de higiene que las mujeres pueden utilizar para absorber los flujos de sangre, resaltando la importancia de elegir un material accesible, no solo para que puedan estar limpias, sino para que se sientan cómodas. 

Copa menstrual: Es una pieza de silicón con forma de campana que se inserta en la vagina para recoger el flujo menstrual. Se mantiene en su lugar por las paredes de la vagina. Recoge tres veces más sangre que las toallas o los tampones y debe vaciarse cada 6-12 horas, después de lo cual se enjuaga, se lava con jabón y se vuelve a insertar.

Después de cada ciclo menstrual, lo recomendables es poner la copa en agua hirviendo durante 5 a 10 minutos para esterilizarla. La mayoría de los fabricantes ofrecen al menos dos tamaños (pequeña y mediana), y las diferentes formas se están volviendo más comunes. 

Con respecto a este método, también se han generado diversas creencias, entre ellas que es antihigiénica, sin embargo, se ha comprobado que su material está pensado en respetar la flora y el PH vaginal, por lo que no produce afecciones o alergias dermatológicas. 

Sobre si duele o incomoda, se ha aclarado que es posible que en un principio sea algo incómodo, pero no por culpa de la copa, sino porque es algo nuevo para el cuerpo. Es importante ponerla en el lugar correcto y de esta manera no se sentirá nada. 

Sobre si se puede dormir o hacer ejercicio con la copa puesta, la respuesta es sí. Su forma está pensada para ajustarse perfectamente a los músculos vaginales de cada mujer, por lo que, independientemente de cualquier movimiento, la copa recolectará el flujo sin riesgos. 

Al ser un objeto que no contiene ningún tipo de hormonas, el rumor sobre su interferencia con los métodos anticonceptivos es falso. 

Le puede interesar Cinco cosas que hay que saber sobre el Día Internacional de la Mujer

Toallas sanitarias: Las toallas desechables se usan en la ropa interior. Hay que cambiarlas después de un máximo de 6 horas de uso y tirarlas a la basura (nunca a la taza del baño). Vienen en varios tamaños, absorbencias y materiales. Las toallas deben incluir adhesivos para pegarlas en la tela de la ropa interior, evitar fugas y mantenerlas en su lugar.

Tampón: Son materiales absorbentes que se insertan en la vagina para absorber el flujo menstrual. Se expanden con la humedad y, por lo tanto, evitan que la sangre salga. Pueden tener un aplicador de cartoncillo o plástico, o sin aplicador (en este caso la mujer debe usar sus dedos para introducir el tampón).

Lo recomendable es usarlo por 6 horas y después retirarlo con una cuerda que queda por fuera de la vagina y se eliminan en el bote de basura. Algo que es preciso aclarar sobre los tampones, es que no se pierde la virginidad al usarlos, ya que son pequeños y quedan en la parte baja de la vagina.

Los Mitos

1. Todos los ciclos menstruales son iguales: De acuerdo con el especialista en Ginecología y Obstetricia, Samuel Bautista, esto es falso. Puesto que, aunque los ciclos menstruales normalmente tienen una duración de 2 a 5 días cada 28 días, “se considera normal ciclos entre 21 a 35 días. La regularidad y la duración de estos ciclos depende de la fisiología de cada mujer y en dado caso que se presenten desórdenes muy marcados se debe estudiar si existe algún tipo de enfermedad que altere estos ciclos”. 

2. No se debe hacer ejercicio físico durante el periodo: El profesional aseguró que, hasta el momento, no hay contraindicaciones. Para algunas mujeres, este actúa como analgésico para disminuir los dolores menstruales. 

3. No es posible quedar embarazada durante la menstruación: Aunque es poco probable, sí puede suceder en “mujeres con condiciones que afecten la regularidad del ciclo menstrual y la regulación hormonal. Es por esto recomendable utilizar preservativo durante cualquier relación sexual no solo para evitar embarazos no deseados sino también enfermedades de transmisión sexual”, indicó Bautista. 

4. Tener relaciones sexuales está prohibido: El profesional explicó que sí se puede tener relaciones sexuales durante la menstruación, sin embargo, “la decisión de realizar el acto sexual durante estos días puede variar según las preferencias y la comodidad de cada mujer”. 

5. No se puede estar en piscina o en el mar con la menstruación: El tener la menstruación no es un impedimento para estar en la piscina o en el mar. “No se afecta el flujo menstrual, además es recomendable las actividades aeróbicas como la natación, pues  ayuda a disminuir los cólicos menstruales”. 

6. Andar descalza empeora el dolor del vientre: Aunque el suelo sea frío, caminar descalzo no hace empeorar el dolor de vientre. Probablemente lo que ocurre, es que al caminar sobre el suelo frío es más una molestia para quien tiene dolor, dando la impresión de que los cólicos menstruales empeoraron.

7. El Síndrome Premenstrual (SPM) es una excusa de las mujeres: Falso. El SPM sí existe y es una combinación de síntomas que presentan la mayoría de las mujeres antes de su periodo menstrual, las cuales manifiestan hinchazón, dolores de cabeza, y calambres, afectando principalmente a las mujeres entre los 20 y 30 años.“El 90% de las mujeres refieren sentir algunos de los síntomas, es decir  que 3 de cada 4 mujeres han presentado SPM en alguna etapa de su vida, pero este desaparece en la menopausia”, agregó el especialista. 

8. Si la menstruación no llega, significa que estás embarazada: Bautista señala que la ausencia de menstruación por varios meses en una mujer, que está en edad reproductiva, se define como amenorrea y esta a su vez tiene varias posibles causas “que se pueden dividir en tanto causas primarias como el embarazo, lesiones endocrinas, anomalías congénitas o tumores. Y causas secundarias como pérdida de peso, ovulación crónica, tumor pituitario, Síndrome de Cushing o tumores de ovario”.

¿Licencia menstrual? 

Hace unas semanas, la asesora de la Jefatura de Gabinete de Ministros de Argentina, Carmela Moreau y el diputado Lucas Godoy presentaron un proyecto de ley que busca permitirle a las estudiantes de diferentes tipos de instituciones, la posibilidad de ausentarse de clases aplicando un régimen especial de licencia por día menstrual. 

El objetivo es “prevenir que las personas en etapa menstrual pierdan la regularidad en sus estudios a causa de ausencias injustificadas asociadas a los síntomas premenstruales, así como la visibilización y concientización acerca de los trastornos de la salud menstrual en el marco del Programa Nacional de Educación Sexual Integral”, según señala el proyecto. 

Las opiniones de esta propuesta han estado divididas, ya que, aunque se estima que el 80% de las mujeres sufren del Síndrome Premenstrual (SPM), algunos opinan que esto es solo una excusa para no trabajar o estudiar. 

Sin embargo, varios estudios han demostrado que el SPM sí puede llegar a interferir con algún aspecto de la vida familiar, estudiantil, social o laboral. 

Si bien es cierto que la menstruación no es una enfermedad, quienes padecen el SPM pueden experimentar cambios de humor, sensibilidad en los senos, fatiga, irritabilidad, antojos de comida y en algunas ocasiones, depresión. Se calcula que 3 de cada 4 mujeres que menstrúan han experimentado algún síntoma. 

“Sería bueno que se implementara a nivel mundial, pues la menstruación nos toca a todas las mujeres, independientemente de si hemos sufrido el SPM o no. Solo nosotras sabemos lo insoportable que puede llegar a ser un cólico o estar de mal humor sin razón alguna, solo porque nuestras hormonas se alteran cada mes”, dijo Marcela Romero, de 18 años.

Image
Deicy Sifontes
Deicy Sifontes