Escuchar este artículo

Salud del consumidor: ¿Qué sabe sobre la malaria?

Martes, 27 de Abril de 2021
El Día Mundial de la Malaria se celebró el domingo pasado, de manera que es buen momento para informarse más sobre esta enfermedad potencialmente mortal.

La causa de la malaria es un parásito unicelular del género Plasmodium. Este parásito se transmite a los seres humanos frecuentemente a través de picaduras de mosquito. Como el parásito que causa la malaria afecta a los glóbulos rojos, otra forma de infección es mediante la exposición a sangre infectada, como la transmitida de la madre al feto, la utilizada en transfusiones y la restante en agujas compartidas para inyectarse drogas.

«La malaria es una enfermedad grave y potencialmente mortal. Pese a ser una enfermedad prevenible y curable, casi la mitad de la población mundial está en riesgo de padecerla», dice la Dra. Stacey Rizza, experta en enfermedades infecciosas en Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.

Los signos y los síntomas de la malaria suelen empezar pocas semanas después de la picadura de un mosquito infectado, aunque ciertos tipos de parásitos de la malaria permanecen latentes en el cuerpo hasta por un año. Algunas personas con malaria presentan ciclos de «ataques» de malaria, que normalmente empiezan con estremecimientos y escalofríos, seguidos por fiebre alta; luego, se produce sudoración, hasta que, finalmente, se recupera la temperatura normal.

«Lo bueno es que la malaria no es contagiosa, o sea, no se propaga de una a otra persona como los resfriados o la gripe. Es también una enfermedad curable y hay varias cosas que se puede hacer para prevenirla y tratarla, como usar repelente de insectos para evitar las picaduras de mosquitos, colocar mosquiteros y tomar tabletas contra la malaria cuando uno va a salir de viaje. Todo esto ayuda a controlar y prevenir la enfermedad. La esperanza es que dentro de poco se elabore, autorice y comercialice una vacuna contra la malaria», comenta la Dra. Rizza.

Viajar a ciertas partes del mundo conlleva mayor riesgo de malaria debido a la presencia en ese lugar del tipo más potente de la enfermedad, sumado a la mayor densidad de mosquitos en esas zonas. El mayor factor de riesgo para el desarrollo de la malaria es vivir o visitar zonas donde la enfermedad es endémica, como son las regiones tropicales y subtropicales del África subsahariana, del sur y sureste asiático, de las islas del Pacífico, de Centroamérica y del norte de Sudamérica. El grado de riesgo depende del control local de la malaria, de los cambios estacionales en las tasas de malaria y de las precauciones que se tomen para evitar las picaduras de mosquito.

Hoy en día hay tratamiento eficaz contra la malaria, pero los proveedores de atención médica podrían no saber bien cómo diagnosticarla ni tratarla y pensar equivocadamente que es una enfermedad viral. El tratamiento de la malaria requiere experiencia en enfermedades infecciosas y, por ello, siempre que se sospecha malaria, hay que consultar con un especialista en esa área. El tratamiento de la malaria implica la administración oral e intravenosa de medicamentos, según la gravedad de la enfermedad.

Las personas que piensan viajar a países con riesgo de malaria deben hablar con sus proveedores de atención médica o hacer una cita con la clínica del viajero. Hay que informarse más sobre dicha enfermedad, incluidas sus posibles complicaciones y las medidas de prevención que uno mismo puede tomar.

 

Image
La opinión
La Opinión