Escuchar este artículo

En Japón y Arabia Saudita se visten con diseños de la cucuteña Adriana Contreras

Jueves, 7 de Enero de 2021
La diseñadora cucuteña urdió estrategias para conquistar el extranjero y dejar el nombre del departamento y Colombia en alto.

No lo podía creer. Así de sencillo. La cucuteña Adriana Contreras había soñado con conquistar a Estados Unidos, pero nunca pensó que sus prendas se empezaran a exhibir en boutiques de Japón y Arabia Saudita.

Pese a que el mundo estaba sometido a una cuarentana por coronavirus su taller se reabrió en diciembre para cumplir con la cantidad de pedido que surgieron de otros continentes. Además la plataforma Amazon también ubicó a la cucuteña para que vendiera su colección ‘Travesía’.

Y da gracias a Procolombia que todos los años incentiva a los colombianos a participar en las ferias  internacionales para que den a conocer sus productos. Adriana Contreras ha estado, en dos oportunidades, en Nueva York, en la Coterie, considerada como una de las feria comerciales de moda de lujo más importantes del continente. En esta ocasión se efectuó de manera virtual  y  participó con la colección ‘Travesía’. De ahí surgieron los contactos no solo para Estados Unidos, sino también para Japón y Arabia Saudita.

Con su colección quiso “atravesar praderas, paraísos infinitos y sentir la soledad y la sequía del desierto.Es la recolección de un viaje  y de una travesía por mi vida”.

El año pasado, con la aparición del coronavirus, el sector textil recibió un fuerte golpe. “Tratamos de sobrevivir y la única forma fue mirar afuera. Y  tuvimos éxito. Se abrieron muchísimas puertas.  Jamás pensé llegar a otros continentes. Dimos un vuelco total. Ese intento valió  la pena. No tuve que salir de ningún empleado, más bien me tocó llamar más operarios, más manos de obra. Es satisfactorio para mí como diseñadora, para Cúcuta, para Colombia”.

A finales de diciembre Amazon también la contactó. “El 2021 es un reto muy grande, seguir con ellos y mantenernos con estos clientes”.

Recordó que para enero, por lo general entraban en receso porque diciembre copaba todo el trabajo. “Y este año no hemos parado”. Son 30 personas, entre cortadores, operarios, personal de apoyo en ventas y vendedores, que están tras bambalinas.

 Espero haber abierto una puerta al producto cucuteño. Ha gustado la calidad, el diseño. Estamos contentos llegar a lugares impensables como a Jeddah, con dos mil prendas: vestidos, faldas y camisas en algodón y sedas. Al Japón con tres mil  y a Amazon con otras tres mi prendas”.

Por su parte, la asesora de modas Lina Garcés e international sales, dijo que  la  “experiencia de venderle a Japón y Arabia Saudita ha sido increíble porque no solo nos ha puesto un reto sino que también nos ha dado a entender que tenemos muchísimo por mostrar de nuestra región que definitivamente aquí hay mujeres poderosas que tienen manos increíbles, creatividad sin límites”. Porque no solo “vendimos prendas sino también conocimiento, creatividad, ilusión”. Fueron cuatro meses de trabajo donde se pusieron a prueba produciendo la gran cantidad de prendas.

El hecho de estar en Cúcuta y de vender al exterior no significa que sea imposible.  “Nunca hay que darse por vencidos. No podemos dejarnos intimidar porque estamos en una ciudad donde, supuestamente, nadie la ve. Es un tema muy propio de romper barrera. Como profesional creo que es importante invertir en la comunicación de las empresa, en eventos que sean afines con  el sector productivo en el que estés e invertir en el personal”.

Image
Celmira Figueroa
Celmira Figueroa