Escuchar este artículo

Acabaron con el imperio de drogas de los hermanos Pabón

Miércoles, 24 de Marzo de 2021
Las capturas se produjeron en los barrios La Capellana, Carora y Cundinamarca.

El poder criminal que ostentaba una reconocida banda de microtraficantes que delinquía en las comunas 9 y 10 de Cúcuta, dejando a su paso miedo, consumo desmedido de drogas, extorsiones y hasta muerte, bajo intimidaciones y amenazas a nombre del Eln, hizo que poco a poco tomara el control de los lugares de expendio de sustancias alucinógenas en los barrios Carora, San Miguel, Cundinamarca y Loma de Bolívar, entre otros.

Sin embargo, desde hace más de un año, investigadores de la Seccional de Inteligencia Policial (Sipol) y de la Sijín le siguieron el rastro a Deiby Reinaldo Pabón Garavito, alias Catire, segundo al mando; Édgar Alberto González Villamizar, ‘Malanga’, presunto sicario de la organización, y a Angie Mabel Castañeda Toloza, señalada de encargarse de las finanzas.

Las autoridades recopilaron el material probatorio contra los miembros de dicha estructura, de la cual, su cabecilla es Jayson Omar Pabón Garavito, alias Pepino, hermano de Deiby y pareja sentimental de Angie, quien está detenido en la Penitenciaría de Cúcuta, desde 2017, por homicidio agravado y porte ilegal de armas.

Según la Policía, los detenidos dominaban el tráfico de estupefacientes en los barrios que mantenían su zona de confort, así como también al parecer, imponían un imperio de terror y muerte para hacerse reconocer en el mundo criminal.

“Ellos amenazaban a las personas haciéndose llamar como integrantes del Eln, por lo que eso les generaba mayor intimidación y así lograban controlar los expendios de drogas, además de cobrar cuotas extorsivas”, dijo una fuente que le siguió el rastro de cerca a esta banda.

Las autoridades conocieron que en estas comunas no se podía hacer ningún movimiento clandestino sin que esta estructura lo aprobara y sin pagarle una ‘vacuna’.

Los investigadores adelantaron unas rigurosas pesquisas para ubicar a los cabecillas de la organización.

“Estábamos atacando a los expendedores de drogas, pero en este caso se enfocaron los esfuerzos en ir tras los responsables del microtráfico”, dijo la fuente.

Las capturas
Deiby Reinaldo Pabón Garavito fue detenido en un edificio del barrio La Capellana, donde ostentaba lujos, entre estos, una camioneta de alta gama.

Asimismo, se conoció que ‘Catire’ acostumbraba a tener fiestas con mujeres jóvenes. Además, era el encargado de coordinar todos los negocios ilícitos y los cobros extorsivos para la organización, junto con su hermano, que está detenido en la cárcel.

Las autoridades también llegaron hasta el barrio Carora, donde fue detenida Angie Castañeda, sorprendida con 19.7 millones de pesos en efectivo, 22 dólares y un celular.

Según se conoció, la mujer era la presunta encargada de almacenar las finanzas de la estructura y de rendirle cuentas a su pareja.

Entre tanto, Édgar González Villamizar, ‘Malanga’, ya había sido capturado en 2019, en Chitagá, señalado de participar en el homicidio de José Alfredo Betancur, de 24 años, ocurrido en la calle 11 con avenida 23, del barrio Cundinamarca, en octubre de ese mismo año, pero recobró su libertad.

En esta oportunidad, ‘Malanga’ fue detenido con un gramo de heroína, 38 cartuchos calibre 38 y dos celulares. “A este hombre le tenían miedo en el sector, por ser reconocido como un criminal sin ningún inconveniente para asesinar”, dijo la fuente.

Los detenidos fueron enviados a prisión y deberán responder por los delitos de concierto para delinquir y fabricación, tráfico o porte de estupefacientes.
 

 

Image
La opinión
La Opinión