Escuchar este artículo

Crimen alrededor de un colegio en el barrio Los Canarios

Lunes, 15 de Febrero de 2021
Edinson Argote Vanegas fue asesinado de dos impactos de bala.

Los autores del homicidio de Edinson Argote Vanegas, planearon bien el macabro asesinato para no dejarles pistas a las autoridades judiciales. El cadáver fue hallado la mañana de ayer, en una zona boscosa, en el barrio Los Canarios, detrás del colegio Minuto de Dios, rodeado por la quebrada La Tonchalá.

Los habitantes y trabajadores de una finca cerca al lugar del macabro hallazgo, se percataron de que el cuerpo estaba tendido en este sector, entre el monte, por lo que de inmediato alertaron a la Policía Metropolitana de Cúcuta para que arribara al lugar.

Poco a poco, los investigadores judiciales fueron llegando a la escena del hecho y verificaron que Argote Vanegas recibió dos impactos de bala.

Entre tanto, los miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) se encargaron de la inspección y del levantamiento del cadáver, siendo trasladado al Instituto de Medicina Legal a la espera de que algún familiar se acerque.

Los peritos encontraron un bolso junto al cuerpo en el que había dos pares de sandalias, además, a la víctima le hallaron la cédula y un recibo del servicio de acueducto y alcantarillado.

Balas constantes

Los habitantes de esta zona que colinda con los sectores 23 de Enero y Los Canarios, que el 17 de noviembre de 2020 resultaron afectados por la ola invernal, empezaron a llegar al lugar del hecho, en busca de tener alguna pista de la víctima, para verificar si se trataba de un vecino, que al parecer, se había desaparecido hace unos días.

Sin embargo, aunque un hermano de la persona desaparecida arribó al lugar, no pudo identificar el cadáver, por lo que las autoridades cumplieron las labores del levantamiento sin la presencia de algún doliente.

Los vecinos aseguraron que sobre las 10:00 de la noche del sábado se oyeron al menos tres disparos, pero como esta situación se volvió normal en el sector, no le prestaron mayor atención a las detonaciones.

“Acá todos los días oímos disparos, pero eso ya es normal, ya uno no se asusta por eso”, dijo uno de los curiosos que llegó a la escena del crimen.

Entre los rumores que conocieron las autoridades, al parecer, Edinson Argote Vanegas vendía discos compactos alrededor de este sector.

Por ahora, los uniformados avanzan en las pesquisas para esclarecer los móviles del homicidio e identificar a los autores del hecho, que alteró la tranquilidad de este popular sector de la capital de Norte de Santander, que colinda con el Anillo Vial Occidental.

Image
La opinión
La Opinión