Desaparecieron siete armas del comando de la Policía de Norte de Santander

Lunes, 12 de Abril de 2021
Entre el armamento extraviado hay cuatro fusiles y tres pistolas, confirmó a La Opinión el coronel Carlos Martínez.

En el comando de la Policía de Norte de Santander hoy tratan de establecer qué pasó con siete armas de fuego, entre ellas, cuatro fusiles, que se perdieron hace más de una semana.

Así lo confirmó a La Opinión el coronel Carlos Martínez, comandante de esa unidad policial del departamento.

El oficial aseguró que, en medio de una revista minuciosa al armamento que ha sido incautado en diferentes procedimientos de la Policía, se evidenció que hacían falta siete armas, entre cortas y largas, que estaban bajo custodia policial desde hace algún tiempo.

“Acá hacemos una revisión detallada y por eso nos dimos cuenta de que hacían falta estas armas. Estamos buscando y analizando los documentos a ver qué pasó, ya que este armamento siempre se saca a revisiones técnicas y otros procedimientos”, señaló el alto mando policial.

Aunque el oficial insistió en que no se podía establecer si estas armas desaparecieron, aún no hay certeza de su ubicación, por lo que avanzan con las pesquisas para hallarlas.

Otra versión

Extraoficialmente se conoció que, en medio de algunos cambios en las instalaciones del comando de la Policía del departamento, entre estos, la reubicación de la oficina de armería, fue que al parecer, se perdieron las armas.

Sin embargo, el coronel Martínez insistió en que esto se evidenció fue después de que él ordenara la revisión minuciosa a dicho material, que lleva en custodia de la Policía desde hace algún tiempo.

Por ahora, las autoridades continúan tras la pista de dichas armas para esclarecer lo que sucedió en el comando de la Policía del departamento.

Las caletas

Durante el último año, las autoridades han descubierto varias caletas de armas de los grupos armados ilegales que delinquen en Norte de Santander, de las cuales han sido incautados fusiles, ametralladoras, pistolas, entre otro arsenal de guerra.

Una de las más recientes se registró a mediados de marzo, cuando el Ejército y la Policía hallaron un depósito de guerra que pertenecería a Los Pelusos, en el corregimiento Las Mercedes, de Sardinata.

Los militares adelantaron un riguroso seguimiento a tres hombres que custodiaban la caleta con el arsenal, hasta encontrar una ametralladora, dieciséis fusiles, dos lanzagranadas MGL, dos pistolas y munición de distinto calibre.

Desde el año pasado, hasta el momento, las autoridades se han logrado incautar de 64 armas de largo alcance y 70 cortas, lo que deja entrever que dicha organización ilegal, dedicada al narcotráfico, ha sido debilitada en su poder bélico.

Asimismo, en junio de 2020, en medio de una operación militar, en conjunto con la Policía, también fue encontrada una caleta en zona rural de Sardinata, en la que las autoridades se incautaron de 25 fusiles (14 Galil, 7 AK-47, y 4  M16), una ametralladora M-60, 18 pistolas (10 Pietro Beretta y ocho Glock), dos revólveres, 15 granadas, 112 proveedores para fusil, 19 radios de comunicación, 11.712 cartuchos de diferentes calibres, 19 proveedores para pistola, 35 chalecos arnés, nueve brazaletes con las siglas Epl y 35 elementos de intendencia.

Una fuente judicial cercana a las pesquisas aseguró en ese momento, que dos de los fusiles fueron robados en el 2018 al grupo Maza de la Trigésima Brigada del Ejército y dos pistolas a la Policía.

Entre el arsenal incautado también fueron hallados fusiles de fabricación americana, así como algunas armas que pertenecieron a las extintas Farc.
 

Image
La opinión
La Opinión