Escuchar este artículo

Dolor y rabia por muerte de patrullero cucuteño

Viernes, 23 de Abril de 2021
El uniformado fue herido la tarde del sábado en Tibú

En la casa materna del patrullero José Luis Jaimes Rodríguez hay llanto y dolor. En esa vivienda, ubicada en El Pórtico, ya no volverán a ver al hombre protector, alegre y cariñoso que amaba a su hija y a sus tres sobrinos.

La violencia desatada en Tibú le arrebató la vida la noche del miércoles, cuando luchaba por sobrevivir a una herida de bala que recibió.

José Jaimes, de 35 años y cucuteño, resultó herido el sábado, hacia las 4:20 de la tarde, cuando dos hombres a bordo de una motocicleta dispararon indiscriminadamente contra él y su compañero, Juan Carlos Macea Paternina, quien también resultó herido.

Los uniformados fueron atacados cuando adelantaban labores de requisa y patrullaje en la carrera 7 entre calles 5 y 6, del barrio El Carmen, en Tibú.

Lea también: Capturan en Cúcuta a secuestradoras de niña estadounidense en Venezuela

El único hombre, entre dos hermanas, perdió la batalla a las 10:18 de la noche del miércoles, a esa hora, sus padres José de Jesús Jaimes y Carmen Cecilia Rodríguez, quienes estaban junto con la esposa y otros familiares en la clínica, fueron enterados de la trágica noticia.

“Estábamos esperanzados en un milagro. Nuestro anhelo era que él pudiera sobrevivir y volver, porque todo el tiempo estuvo inconsciente”, narró Mariluz Jaimes, la hermana.

 

Una vida de servicio

A José Luis, por ser el menor de los hijos de la familia Jaimes Rodríguez, le tenían gran cariño. Siempre se destacó como una persona ejemplar, que no dudaba en ayudar a su familia y el hermano bondadoso, al que no le dejaron cumplir todos los sueños que anhelaba.

“En mayo salía de vacaciones y teníamos planes de pasear. Estaba radicado en Ocaña porque allá estaba laborando desde hacía un tiempo, pero cada que tenía libre, venía y compartía con toda la familia”, recordó la hermana.

Le puede interesar: Dos policías resultaron heridos en Tibú tras ataque con explosivos

La mujer, entre lágrimas, recordó las conversaciones que tenían sobre los planes de José Luis en la Policía, porque deseaba ascender. Jaimes dedicó 13 años y 4 meses a esa institución.

Recientemente lo trasladaron

Según se pudo conocer, el patrullero Jaimes Rodríguez tenía tan solo 20 días de haber sido trasladado de Ocaña a Tibú, en donde actualmente se vive una oleada de inseguridad y los violentos no cesan de atacar, tanto a la fuerza pública como a la comunidad.

“Tenemos muchos sentimientos encontrados. Pero solo le hemos pedido a Dios que tome el control, la justicia divina llegará”, dijo su hermana.

Un ataque cobarde

El domingo 18 de abril, un día después del ataque a bala del que fueron víctimas los uniformados, el coronel Mauricio Rico, subcomandante de la Policía de Norte de Santander, aseguró que lo que vivieron sus hombres fue un ataque cobarde por parte de dos pistoleros que no les importó ni siquiera que en el lugar habían civiles.

“Fue un acto de cobardía y de enfermedad de estos bandidos a quienes no les importó que nuestros policías estaban con la comunidad. Lo que realmente ocurrió fue un atentado a la sociedad”, dijo el coronel Rico.

Lea también: Sería un accidente la causa de muerte de joven hallado en ribera del Pamplonita

Ayer, varios compañeros del patrullero expresaron sus sentimientos de dolor y rabia, porque se sienten solos ante estos ataques. “Cada vez que matan a un policía nadie sale a decir nada, ahí si no hay una marcha de protesta. Acá los malos somos nosotros”, señalaron algunos uniformados.

Image
La opinión
La Opinión