Hombre fue perseguido y rematado a tiros

Lunes, 17 de Mayo de 2021
El crimen ocurrió la noche del sábado, en el barrio Trigal del Norte de Cúcuta.

La noche del sábado, en el barrio Trigal del Norte un ataque a bala en contra de un hombre ocurrió en la calle 7 con avenida 0A, del sector conocido como Trigal C.

En ese lugar, que colinda con el barrio Virgilio Barco, según testigos, varios hombres estaban reunidos debajo de unos árboles al lado de un canal de aguas lluvias, que es aprovechado por consumidores de estupefacientes para permanecer allí.

La noche parecía tranquila, pero a las 8:00 p.m., de esa zona oscura salió corriendo un hombre quien era perseguido por otro para matarlo. El atacante portaba un arma de fuego y la accionó en contra de la víctima, al tiempo que algunas balas impactaban en las casas.

“Yo estaba dormida en la mecedora que tengo en el porche. Me despertó el primer tiro y corrí hacia adentro. Fue un susto impresionante”, contó una residente.

La mayoría de los vecinos que a esa hora estaban en sus casas fueron testigos de cómo el pistolero primero hirió a su objetivo y cuando lo vio caer lo remató. Luego, huyó sin que las autoridades lograran capturarlo.

Algunos vecinos salieron a tratar de auxiliar al hombre ensangrentado, pero nada pudieron hacer por él. El cuerpo quedó bocabajo y con varios impactos en el cuerpo.

La Policía Metropolitana de Cúcuta fue alertada del hecho y tras llegar al lugar acordonó la escena del crimen.

“Ese hombre disparó sin importar que apuntaba a las casas, en las puertas de varios vecinos quedaron evidencias de las balas”, dijo otra vecina.

Se conoció que ninguno de los residentes le aseguró a los uniformados haber visto antes a la víctima.

Lo identificaron

Los miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) recolectaron siete vainillas, calibre 9 milímetros y un proyectil deformado. Los funcionarios evidenciaron que la víctima recibió tres disparos en la parte baja de la espalda y dos en el brazo derecho.

Fue identificado como Héctor José Rojas Pérez de 44 años de acuerdo a una cédula venezolana que portaba entre sus pertenencias. Se espera que familiares reclamen el cuerpo en Medicina Legal y le den sepultura.

Piden controles

Las personas que habitan en esa zona, pidieron a las autoridades que se realicen mayores controles para erradicar a los consumidores de drogas.

“No puede ser que se aprovechen de la oscuridad y la soledad del sector para cometer actos repudiables porque si de ahí salió un hombre armado a asesinar a otro, que más se puede esperar”, dijo una vecina.

Image
La opinión
La Opinión