Escuchar este artículo

Los 'narcos' mexicanos, tras los crímenes de la disidencia de las Farc

Viernes, 14 de Mayo de 2021
Al menos 400 integrantes de la disidencia ingresaron a Norte de Santander.

A pesar de que en Tibú recientemente fueron asesinados los patrulleros Edwar Leonardo Torres Caicedo y Deybi Fabián Mora Araque, adscritos a la Seccional de Inteligencia Policial (Sipol) de la Policía de Norte de Santander, la institución continúa fortaleciendo los procesos investigativos para golpear a las estructuras armadas que delinquen en esta zona del departamento.

Los constantes golpes a la disidencia del frente 33 de las Farc, como la captura de Gueici Ortega Navarro, más conocido como Pingua, quien desde hacía dos años sembraba el terror en Tibú, detenido por los patrulleros asesinados, fue uno de los motivos que centró la mirada de esta organización criminal en la inteligencia de la Policía.

“Ellos (disidencia) saben que la Policía les está siguiendo los pasos, investigándolos y capturándolos, por eso es que la atacan”, dijo una fuente judicial.

La llegada a la zona

Extraoficialmente se conoció que, a Tibú, El Tarra y Convención, arribaron al menos 400 integrantes de la disidencia de las Farc, después de los enfrentamientos de este grupo ilegal al mando de alias Gentil Duarte, con las autoridades venezolanas, en Arauca.

“Esta confrontación hizo que los guerrilleros que estaban al otro lado de la frontera, ingresaran al territorio colombiano y se asentaran especialmente en el Catatumbo”, dijo la fuente.

Esta estructura, financiada por el cartel Jalisco Nueva Generación de México, con dineros y armas nuevas, fabricadas en este país, ingresó a estos municipios de Norte de Santander con el fin de imponer terror y dominar el control del narcotráfico, para llenar sus arcas y fortalecer las acciones criminales en la zona.

Por eso, como Tibú cuenta con al menos 40.000 hectáreas de hoja de coca, es uno de los fortines de los grupos ilegales.

“En las investigaciones que se han adelantado, se han podido evidenciar los nexos que tiene la disidencia con el cartel mexicano, teniendo relaciones de narcotráfico y hasta de reclutamiento de niños para este grupo armado”, explicó una fuente.

En medio de las alianzas de narcotráfico entre la disidencia y el Ejército de Liberación Nacional (Eln), se han empezado a tener algunas diferencias entre los dos grupos ilegales, por lo que no se descarta una posible confrontación, a pesar de existir un pacto de no agresión.

“Se han presentado situaciones entre narcotraficantes que buscan que la disidencia los proteja del Eln y viceversa. Ya hay indicios de fuertes problemas”, insistió la fuente.

El terror con letreros

La marca en los crímenes que comete la disidencia de las Farc es visible para las autoridades por los letreros que le dejan a sus víctimas, señalándolas de ladronas, extorsionistas o de cualquier situación de orden público.

Según los investigadores que le siguen el rastro a estos hechos, la disidencia imita las prácticas de los carteles mexicanos en las acciones violentas.

“Tienen como eje la actitud mafiosa, los ataques a la fuerza pública, la mal llamada limpieza social, dejando letreros como los mexicanos y el reclutamiento de niños”, dijo la fuente.

La Policía de Norte de Santander aseguró que la institución incrementó el personal de la campaña policial y militar Esparta, que busca identificar y capturar a los integrantes de los grupos armados ilegales en la región.

Además, la institución mantiene diferentes operaciones en conjunto con el Ejército en Tibú, para mantener el control en el casco urbano.

Asimismo, hay seguridad para la estructura petrolera que atraviesa esta zona del Catatumbo.

Las recompensas

La Policía ofreció hasta 500 millones de pesos de recompensa por la información que lleve a la captura de un hombre conocido como Jairo Mechas, presunto líder de la disidencia del frente 33 de las Farc.

Asimismo, hasta $100 millones por ‘El Mocho’, segundo al mando de la estructura y 50 millones de pesos por alias Richard, jefe de esta organización en Tibú.

“Por el honor de nuestros policías asesinados, vamos a seguir persiguiendo a estos delincuentes hasta capturarlos”, dijo la fuente.

 

Image
La opinión
La Opinión