Escuchar este artículo

Los Pelusos, detrás del ataque en La Playa de Belén que dejó un policía muerto

Sábado, 15 de Mayo de 2021
El patrullero Cristian Camilo Álvarez falleció en el hecho y uno de sus compañeros resultó herido.

Los grupos armados ilegales no dejan que la Policía en Norte de Santander termine de pasar un duelo, para volver a atacar a los uniformados. La tarde de este viernes, en medio de un hostigamiento, perpetrado por un grupo de ocho hombres, al parecer, presuntos miembros de Los Pelusos, murió un policía y otro más resultó herido.

Las autoridades ya tenían una alerta previa de la presencia de estos delincuentes en la zona, por lo que el ataque es atribuido a esta estructura.

En el hecho murió el patrullero Cristian Camilo Álvarez Ruiz, mientras que el auxiliar de Policía Hugo Hernando Calderón Zabala, se recupera de las heridas en el Hospital Emiro Quintero Cañizares, de Ocaña.

Durante varios minutos se extendió el combate en el casco urbano de La Playa de Belén, por lo que, la camioneta del alcalde de esta población resultó impactada, así como las instalaciones de la biblioteca.

En un video aficionado grabado por uno de los habitantes de este municipio, se observa cómo un grupo de policías repele el ataque dirigido hacia la zona montañosa.

Una de las versiones indica que los ocho hombres inicialmente arribaron a la estación de Policía en cuatro motocicletas y empezaron a disparar.

Sin embargo, los uniformados reaccionaron y sostuvieron el enfrentamiento con los presuntos pelusos.

El coronel Carlos Martínez, comandante de la Policía de Norte de Santander, aseguró que el uniformado herido mantiene la atención médica necesaria para controlar las heridas.

“Nuestro acompañamiento y cariño a la familia de nuestro héroe. Haremos justicia y llevaremos ante las autoridades a los delincuentes que causaron este hecho. Seguiremos en la lucha incansable contra el narcotráfico, que es el combustible de todos los males de este departamento y el país. Vamos a seguir luchando contra el terrorismo”, dijo el oficial.

En Tibú

La noche del viernes 7 de mayo, frente al parque principal de Tibú, fueron asesinados a balazos los patrulleros Edwar Torres y su compañero Deybi Fabián Mora Araque, hecho que se dio en medio de una velatón. Un oficial que acompañaba a los dos patrulleros, resultó herido.

Los uniformados muertos trabajaban en la Seccional de Inteligencia Policial (Sipol) de la Policía de Norte de Santander.

Aunque la familia del patrullero Torres aseguró que la Policía tenía conocimiento de la amenaza de la guerrilla y de la orden para asesinarlo, no lo sacó de la zona para evitar su muerte, un alto oficial de la institución aseguró que no tenían ninguna alerta al respecto.

“Lo que sabemos es que cuando había una misión y se preguntaba que quién quería hacerla, él levantaba la mano. Él nos ayudó a dar con mucho criminal y sabemos que esa fue una de las razones por las que fue asesinado, pero no dejaremos de seguir golpeando esas organizaciones criminales”, expresó una fuente judicial.

Añadió: “por eso, en este lamentable caso hemos estado analizando todo lo sucedido y no encontramos algo contundente que nos diga en qué se falló. Sobre eso que Torres informó que lo iban a matar no hay nada, estamos verificando todo y se ordenó una investigación disciplinaria y penal, pues no permitiremos que esto pase sin un resultado contundente”.

Este hecho, al parecer, fue cometido por integrantes de la disidencia del frente 33 de las Farc que delinque en Tibú, bajo el mando de un hombre conocido como Richard, por el que la Policía ofreció una recompensa de hasta 50 millones de pesos, por la información que conlleve a su captura.

La mañana del jueves también fue hostigada la estación de Policía de Hacarí, por lo que se mantienen las alertas sobre estos recientes ataques contra los uniformados.

Al cierre de esta edición, también se conoció que a unos metros de la estación de Policía de San Calixto hallaron una rampa lista para ser usada y que apuntaba hacia esas instalaciones.

Image
La opinión
La Opinión