Escuchar este artículo

‘Manguito’, señalado de asesinar a un líder social

Viernes, 26 de Febrero de 2021
El Ejército y la Policía lo capturaron en Convención y fue enviado a la cárcel.

El asesinato de Dioselí Noriega, de 55 años, líder social y presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Laguna, en el corregimiento Cartagenita, de Convención, salió de la lista de la impunidad, pues con la reciente captura de Wilmar Rincón Botello, señalado de participar en el crimen, las autoridades dejan ver que están tratando de que se haga justicia.

Rincón Botello, conocido como Manguito, presuntamente pertenece a la disidencia del frente 33 de las Farc que delinque en Norte de Santander.

Soldados del Gaula, de la Trigésima Brigada del Ejército, que adelantaban patrullajes de registro y prevención, se percataron de la presencia de Wilmar Rincón, mientras tomaba cerveza en compañía de otras personas en el centro de Convención.

Según se conoció, un oficial que lideraba la jornada, se acercó al sitio donde estaba el objetivo y luego de identificarlo plenamente, se percató de que Rincón era el hombre que buscaban con orden de captura por los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir agravado y porte ilegal de armas.

De inmediato, ‘Manguito’ fue capturado y trasladado a las instalaciones policiales, para quedar a disposición de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía y posteriormente ser escuchado en audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento, en las que un juez decidió enviarlo a la cárcel.

Según las autoridades, Rincón Botello, de 25 años, delinquía en las veredas La Laguna, Romeritos, La Vega y La Guaira, de Convención.

Al parecer, desde 2018 integraba las filas de la disidencia de las Farc, teniendo entre sus funciones el cobro de extorsiones y la compra de material de guerra para este grupo armado ilegal.

 

El homicidio

En octubre de 2018, Dioselí Noriega, quien se desempeñaba como presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Laguna, fue asesinado a balazos frente a sus dos hijos.

Noriega fue el conductor de la ambulancia del Hospital Benito Ovalle por más de 20 años. Además, también tenía de oficio ser albañil.

El crimen ocurrió cuando la víctima llevaba a sus hijos y a un sobrino hacia la vereda, tras salir de una fiesta familiar.

Por ahora, las autoridades avanzan con las investigaciones para detener a los integrantes de los grupos armados ilegales que imponen sus leyes mortales en la zona del Catatumbo, por cuenta del narcotráfico que caracteriza a esta zona del departamento.

Image
La opinión
La Opinión