Niña de 14 años salió a piscina y la encontraron baleada

Sábado, 10 de Abril de 2021
Nadie sabe qué pasó antes de que asesinaran, en Puerto Santander.

Un repudiable homicidio fue descubierto ayer, muy temprano en la mañana, en Puerto Santander. Los violentos que se adueñaron de ese municipio del área metropolitana de Cúcuta asesinaron a una niña de 14 años, quien fue encontrada con cinco impactos de bala.

La menor de edad quien vivía desde hacía unos días en la casa de su novio, de la misma edad, salió el jueves, en horas de la tarde, con unas amigas que llegaron a invitarla para ir a piscina.

Lo sucedido

La pequeña salió alegre y sonriente de la vivienda donde residía junto con la suegra, en un barrio humilde de ese municipio fronterizo con Venezuela.

Eran las 2:00 p.m., según se conoció, cuando la menor salió en compañía de otras dos amigas, esa fue la última vez que la vieron con vida.

Lea también: Incursión del Eln en La Parada llegó hasta la Autopista Internacional

Las horas trascurrieron y hacia las 10:00 de la noche, cuando la infante no retornó a la casa de su novio, se preocuparon, sin embargo, no alertaron a las autoridades.

Lo ocurrido durante la tarde del jueves y la madrugada de ayer es todo un misterio, tanto para sus allegados, como paras las autoridades. Lo único cierto es que ayer en las primeras horas, la trágica noticia del asesinato de la menor se difundió a través de WhatsApp, cuando la foto de ella, tendida en el piso, baleada y vistiendo la misma ropa con la que salió, circuló rápidamente.

Su cuerpo fue hallado en la carretera que conduce al sector El Puente, en la vereda El Diamante, zona rural de Puerto Santander.

La niña estaba vestida con una licra larga de colores difuminados, tenía una camisa de yin, corta, y tenía puestos unos zapatos crocs fucsia. Por esas prendas, sus familiares la identificaron de inmediato.

Aunque la Policía de ese municipio fue alertada temprano del hecho, horas más tarde pudieron comprobaron que efectivamente el cuerpo de la menor de edad se encontraba en ese sitio, por lo que salieron a llevar a cabo la inspección judicial.

Durante la diligencia, las autoridades hallaron cinco vainillas calibre 9 milímetros.

Recién llegaba a ese municipio

Según se conoció, la pequeña colombiana tendría por lo menos un mes de estar residiendo en Puerto Santander, luego de llegar de Mérida (Venezuela), en donde vivía con su mamá.

“Ella apenas comenzaba a vivir y no se merecía una muerte así. En julio cumpliría sus 15 años y aunque estuviera quemando una etapa de su adolescencia, quería estudiar y seguir soñando con progresar”, aseguró un tío de la pequeña.

Le puede interesar: Cúcuta: atracos, sangre y muerte

El familiar describió a la víctima como una niña alegre, extrovertida y decidida, que no le gustaban los problemas.

Sin apoyo

Según pudo conocer La Opinión, la jovencita decidió vivir su vida aislada de su mamá y aunque se lo impidieron, nada pudieron hacer para evitarlo.

“Se le salió de las manos a la mamá y la señora buscó asesoría en las autoridades y hasta en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), pero nadie le brindó ayuda, no hicieron nada”, dijo un allegado a la familia.

Añadió: “Ella era la hermana menor, era muy divertida. Amaba montar bicicleta. Necesitaba mucho amor, que la escucharan”.

El general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), aseguró que indagan todos los aspectos, para conocer detalles que sirvan para determinar los móviles de este hecho.

“Estamos averiguando su ámbito familiar y social. Es una muerte violenta donde operan criminales y estamos siguiendo todo lo que nos dé claridad para determinar lo ocurrido”, señaló el alto mando policial.

Image
La opinión
La Opinión