Queremos darles el último adiós: dolientes de familiares masacrados

Lunes, 1 de Marzo de 2021
Los familiares de las víctimas de la masacre ocurrida en julio del año pasado no tienen la identificación de sus seres queridos.

Borrar el triste recuerdo de la muerte de los primos Joimar David Lindarte Rodríguez, Juan Andrés y Jorge Sánchez Pacheco, junto a su amiga Yadira Herrera Aguilar, se convirtió en un episodio doloroso y extenso. Esta semana este macabro hecho cumple ocho meses y sus familiares aún siguen viviendo un calvario, pues no tienen identificados a dos de sus seres queridos que fueron hallados desmembrados.

La compleja labor de identificación antropológica del Instituto de Medicina Legal en Bucaramanga parece no tener fin. Los familiares de las víctimas siguen sin tener noticias de los restos y de las otras dos personas nadie sabe algo, pues también habrían sido descuartizados y lanzados a un río.

“Van casi ocho meses y parece que todo estuviera quieto. Solo tuvimos acceso a unas fotografías de los restos, pero no hay una información concreta de mis familiares”, dijo uno de los dolientes afectados.

Sin embargo, a medida que avanza el tiempo, han ido conociendo por versiones de varios pobladores de la zona rural de Cúcuta y Puerto Santander, cómo se registró la masacre el pasado 5 de julio de 2020, que al parecer no fue de cuatro personas, sino que ascendería a seis víctimas.

“Hay información de que ese día, Los Rastrojos mataron a cuatro hombres y a dos mujeres. Pero, no sabemos quiénes serían las otras dos personas”, dijo un allegado a las pesquisas.

La espera del último adiós

La familia de los tres primos asesinados le pidió al Gobierno Nacional, al Instituto de Medicina Legal y a la Defensoría del Pueblo que se agilicen los procesos de identificación de los restos que fueron hallados en costales, sobre el río, en Puerto Santander.

Uno de los cadáveres aparentemente sería el de Joimar David, al que relacionan por un tatuaje y las facciones de la cara.

El otro, al parecer, es el de Jorge Sánchez, aunque aún no tienen certeza, según algunas fotografías a las que tuvo acceso la familia.

Por esto, la despedida de los familiares asesinados no se ha podido dar, dejando más dolor y resignación entre los dolientes.

“Queremos darles el último adiós y que nos entreguen los restos. Deben entender el dolor que pasamos como familia”, dijo uno de los reclamantes.

El mortal desenlace de las cuatro personas, desencadenó una seguidilla dolorosa para sus familias.

Según se conoció, Inés Aguilar, la mamá de Yadira Herrera Aguilar murió después de sufrir ataques depresivos por la desaparición de su hija.

¿Cómo fue?

Los hermanos Juan Andrés y Jorge Sánchez Pacheco arribaron a Cúcuta desde Bogotá, con el objetivo de visitar a su papá en el Catatumbo.

Sin embargo, por efectos de la pandemia, intentaron ir por la vía de Palmarito, zona rural de Cúcuta, para llegar a la vereda La Silla y conectar a Tibú. Pero tuvieron que regresarse para evitar los controles de las autoridades por las restricciones de movilidad.

Los tres primos y Yadira Herrera, que viajaban en dos motocicletas, decidieron tomar la ruta  hacia el sector La  Arenosita, del corregimiento Banco de Arena, para buscar la salida al corazón del Catatumbo.

Sin embargo, un grupo de presuntos miembros de Los Rastrojos los interceptó en La Arenosita y después de varios minutos, los asesinó y descuartizó en el sector Pacolandia.

Al parecer, cuando los miembros de la banda criminal se percataron de que Yadira tenía cédula registrada en el Catatumbo, decidieron asesinarlos a disparos y posteriormente los desmembraron.

En agosto de 2020, en medio de un operativo de las autoridades en Los Patios, fue capturado Andrés Felipe Berrío Rúa, alias Brayan, tercer cabecilla de Los Rastrojos, a quien señalaron de estar involucrado en esta masacre.

Se espera que capturen a los autores materiales del hecho. Según se pudo establecer, uno de los presuntos homicidas es conocido como ‘Caballo’.

Image
La opinión
La Opinión