Escuchar este artículo

Reparar armas y venderlas: el negocio de una pareja

Miércoles, 20 de Enero de 2021
El hombre y su compañera sentimental tenían como fachada un negocio de víveres en su casa, en El Zulia.

Cada arma de fuego defectuosa que llegaba a manos de Isidro Lizcano Moncada era reparada y luego comercializada de manera ilícita en El Zulia. Así lo aseguró un investigador que logró conocer el modo de operar de este hombre y su compañera sentimental. Ambos fueron capturados por la Policía Metropolitana.

Lizcano, de 46 años, quien a pesar de tener una discapacidad física, no tenía impedimento alguno para adecuar y arreglar las armas de fuego que le eran entregadas a bajo costo por un adolescente, de quien según la investigación, se supo que sería un integrante del Epl, hoy llamados Los Pelusos.

Las armas que llegaban a la casa de Lizcano y María Elena Castillo García, de 44 años, se convertían en el producto en venta para delincuentes que salían a cometer hurtos y hasta homicidios en ese municipio del área metropolitana de Cúcuta y otras poblaciones aledañas.

Tenían como fachada un negocio de víveres en su propia casa, pero en el baño, el closet, la cesta de ropa y debajo de la cama, escondían las armas para sus clientes, que llegaban en motocicletas para la compra y quienes serían presuntos integrantes de Los Pelusos”, dijo una fuente.

Pero el negocio ilegal se les vino abajo cuando un testigo, bajo reserva de identidad, delató a la pareja ante la Unidad Básica de Investigación Criminal de la Seccional de Protección (Sepro) de la Policía Metropolitana de Cúcuta.

“Todo fue gracias a la comunidad que aportó información certera y confió en nosotros para poder dar captura y devolverles la tranquilidad. La gente se cansó de ser presa fácil de ellos”, dijo otra fuente judicial.

Las capturas

Cuando los investigadores de la Seccional de Inteligencia Policial (Sipol) se unieron para cumplir con sus labores de seguimiento y de ubicación, verificaron que la información aportada por el testigo era real.

“La ubicación de la vivienda se prestaba para no ser vistos tan fácil, debido a que aunque están en zona urbana, vivían retirados. Se pudo establecer que por cada arma podían recibir entre 1 y 4 millones, según el tipo”, añadió la fuente.

A las 4:40 de la tarde del pasado jueves, las autoridades cumplieron la orden de allanamiento y registro a la vivienda de Isidro Lizcano y su mujer, ubicada en la manzana A lote 1, de la urbanización Portal de la Victoria, en El Zulia, emanada por la Fiscalía cuarta local.

En medio de ese procedimiento, los policías se incautaron de dos escopetas artesanales con un cartucho calibre 16; una pistola de fogueo calibre 9 milímetros, con cuatro cartuchos para la misma; un revólver marca Smith  & Wesson calibre 38 largo, con diez balas; dos celulares y $2.000.000 en efectivo.

“Creemos que este señor tendría varios años haciendo este trabajo. Él conseguía armas traumáticas y las adecuaba para funcionar de verdad, sin importar que esa arma pudiera luego desarmarse y causar daños a quien la usara”, dijo la fuente.

Luego de las audiencias correspondientes ante un Juez, Isidro Lizcano recibió el beneficio de prisión domiciliaria, a raíz de su condición física, mientras que María Elena, fue enviada a la cárcel.
 

Image
La opinión
La Opinión