Se hacen pasar por clientes y matan un mecánico en El Zulia

Domingo, 24 de Enero de 2021
Uno de los asesinos esperó que la víctima le diera la espalda para dispararle, sin importarle que su hijo de tres años estaba con él.

A las 6:30 de la tarde del viernes pasado Yorman Gustavo Álvarez Sánchez, mecánico de oficio, recibió a sus últimos clientes desconociendo que dichos hombres eran sus asesinos.

Dos sujetos a bordo de una motocicleta negra Suzuki GN 125, llegaron hasta la casa de Álvarez, conocido como ‘Pacho’, donde tiene un taller de motos, ubicado cerca del puente de Pedregales, que comunica a esta vereda con La Y de Astilleros. 

El conductor detuvo la moto en el taller, mientras su cómplice (parrillero) se bajó con una llanta y se la entregó a Álvarez, con la excusa de que la reparara. Pero, apenas le dio la espalda el sujeto desenfundó un arma de fuego y la accionó contra el mecánico, sin importarle que su hijo de tres años estaba con él.

“Papi, papi”, fue lo único que pronunció el niño cuando vio caer bocabajo a su papá ensangrentado
Desde la cocina los gritos de la compañera sentimental de Álvarez también se escucharon, mientras  los vecinos se encerraban en sus casas.

La mujer corrió por su hijo, quien quedó silenciado, pero cautivo del miedo. “Me fui a agarrar al niño y su cuerpecito estaba tembloroso y no dejaba de mirar a su papá. Mi marido ya no respiraba, no pude hacer nada, murió de inmediato”, contó la compañera del mecánico. 

A esa hora, la Policía del sector fue alertada y aunque conocieron las características de los homicidas no lograron capturarlos.

El cuerpo de Álvarez, quien tenía 38 años  de edad, fue cubierto con una cobija mientras llegaba una funeraria de Cúcuta para levantarlo y trasladarlo hasta Medicinal Legal, donde la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) inspeccionó el cuerpo.

Más de la víctima

Familiares de ‘Pacho’ están sorprendidos por el asesinato de su ser querido y aseguraron no conocer amenazas ni problemas con alguien.

“Era muy recochero. La gente allá lo quería mucho. No entendemos por qué le quitaron la vida de esa manera”, dijo la compañera.

Ayer, cuando los familiares adelantaban los trámites para reclamar el cuerpo, aseguraron que el daño más fuerte lo ha recibido el pequeño.

“Mi hijo lo estaba criando él. Aunque no era su papá, decidió cuidarlo y ayudarme con mi bebé. Pero, ahora ha quedado muy afectado. Cuando me habla de ese momento me dice: ‘A papi pum, pum’ y es muy triste que tan pequeño tenga eso marcado en su mente”, se lamentó ella.

Se espera que las autoridades avancen en la investigación que permita la identificación y judicialización de los responsables de este crimen.
 

 

Image
La opinión
La Opinión