Un viaje no deseado: el problema que desató un falso secuestro en Cúcuta

Viernes, 22 de Enero de 2021
La Policía se percató de que todo había sido inventado por la mamá de la supuesta bebé raptada, porque estaba peleando con su esposo.

Detrás de la mentira que planeó Yarlenys María Cadena Atencio, sobre el supuesto robo de su bebé de 11 meses, que se habría dado en la avenida 8 con calle 2, del barrio El Callejón, en Cúcuta, están los inconformismos con su pareja sentimental y la consignación de $350.000 que serían destinados para el viaje que ella, su esposo y su hija harían para Málaga (Santander).

Una vez se conoció el supuesto rapto de la niña, la conmoción se apoderó de los habitantes de esta zona de frontera, provocando que la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), taxistas y otra cantidad de personas se movilizaran por diferentes puntos de la ciudad, tratando de ubicar a la pequeña y a los presuntos delincuentes.

Yarlenys Cadena le aseguró a las autoridades que ella se bajó de un vehículo de servicio público, que la traía desde Puerto Santander, en los alrededores de la Terminal de Transporte de Cúcuta, cuando dos hombres en una moto le habrían quitado la bebé de sus brazos.

De inmediato la Mecuc con sus unidades de inteligencia, investigación y Gaula que tenían la orden de encontrar a la pequeña como fuera. Empezaron a notar algunas inconsistencias en las declaraciones de la mujer.

Además, los comerciantes de la zona donde ella dijo que sucedió el hecho, aseguraron que no oyeron ni vieron ningún movimiento extraño, como lo descrito por la mamá de la niña.

Precisamente yo abrí el local a las 7:00 de la mañana y no vi, ni escuché nada extraño. Me enteré cuando llegaron los policías a preguntar, pero se me hizo muy raro, porque acá hasta cuando se roban un celular hay escándalo y todos los comerciantes tratamos de ayudar para que esto no se descontrole”, dijo uno de los propietarios de un establecimiento.

Nadie podía creer que la mamá de una niña a la que presuntamente habían secuestrado, se quedara callada, sin pedir auxilio ni alertara a las personas que estuvieran alrededor.

Los videos

Las unidades del Gaula y de la Policía de Infancia y Adolescencia, empezaron a armar el rompecabezas de la real historia.

En algunos videos de las cámaras de seguridad de los establecimientos comerciales, los policías se percataron de que la mujer caminaba tranquilamente por la avenida 8, sin mostrar algún gesto que les indicara que estaba preocupada por su hija.

Nunca estuvo en Cúcuta

Cuando los investigadores indagaron con más precisión, la mamá de la menor no tuvo de otra que confesar que todo era una mentira. 

La niña estaba sana y salva bajo el cuidado de la madrastra de Yarlenys Cadena, en El Vigía, estado Mérida, en Venezuela, a dos horas de Puerto Santander, donde ella está viviendo.

La razón: un inconformismo y pelea de pareja, fue lo que generó que la mujer decidiera mentirle a Benito Chamorro, el papá de su hija, para no irse con él.

Chamorro le envió $350.000 a su pareja, para que viajara con la niña hacia Cúcuta y luego se trasladarían a Málaga (Santander), donde él trabaja en una mina de carbón.

Sin embargo, la propuesta no le gustó a la mujer, porque ella tiene dos hijos más, a parte de la niña de 11 meses que tuvo con Benito.

El hombre le propuso que viajaran a Málaga inicialmente con la niña y cuando se estabilizaran, mandarían por los otros hijos de Cadena, pero eso desató una discusión, y ella indicó que su pareja protagonizó escenas de celos, y se le hizo fácil inventar la historia del robo de la bebé.

“Pido disculpas, no medí las consecuencias. Con una hija no se juega”, fueron las palabras de Cadena, en la Mecuc.

Comparendo

La Mecuc le impuso un comparendo a Yarlenys Cadena por alterar la convivencia y seguridad. Además, fue trasladada a Migración Colombia para ser deportada a su país de origen.

Las autoridades advirtieron que la persona que haga denuncias falsas como esta, del presunto rapto de una bebé, puede ser procesada judicialmente y sería sancionada económicamente.
 

Image
La opinión
La Opinión