Escuchar este artículo

Volvió la muerte al Infierno de Banco de Arena

Sábado, 15 de Mayo de 2021
Andy Josmin Tovar Amaro fue asesinado a bala, en ese sector rural de Cúcuta.

Tres días después de que Andy Josmin Tovar Amaro desapareció del barrio Villa Teresa, de Puerto Santander, cuando salió a trabajar en compañía de otro hombre, las autoridades conocieron que él fue asesinado a balazos, en la entrada del sector El Infierno, de la vereda Miraflores, del corregimiento Banco de Arena.

El cadáver fue hallado a un costado de una arrocera que rodea este sector rural de Cúcuta, por donde delinquen el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Agc).

Según se conoció, Tovar trabajaba reciclando, por lo que siempre salía muy temprano de su casa a recorrer varios lugares de Puerto Santander.

Hace mucho tiempo vivía acá y siempre demostró ser una persona amable. No sabemos qué pudo haber pasado”, dijo una habitante del lugar.

La víctima dejó tres hijas menores de edad. Hasta el cierre de esta edición, la pareja de Tovar adelantaba los trámites para reclamar el cadáver y darle el último adiós.

La marca

Los homicidas taparon la cara de Tovar, de 44 años, con una camisa color azul, una práctica que siempre ha hecho el Eln para marcar a sus víctimas.

Constantemente, en la zona de frontera, son hallados los cadáveres que tienen cubiertas la cabeza con una camisa, por lo que esta señal ha sido detectada por las autoridades por ser parte del Eln.

Sin embargo, se espera que la Policía adelante las pesquisas para esclarecer los móviles del reciente homicidio, así como los autores del hecho.

Dos heridos

Jhon Janer Osorio Enes, oriundo de San Pedro de Urabá, y César Augusto Galvis Calao, de Montería, resultaron heridos a bala, en la vereda Vigilancia, zona rural de Cúcuta, muy cerca de Banco de Arena.

Los dos hombres ingresaron a una clínica en Cúcuta, donde recibieron atención médica. Allí, les aseguraron a las autoridades que fueron impactados en medio de un enfrentamiento entre el Eln y los Gaitanistas, que se disputan el territorio a sangre y fuego, para dominar el paso de narcotráfico y el contrabando que confluye en este sector.

Cabe recordar que el pasado domingo, en la vereda Vijagual, del asentamiento La Punta, en el corregimiento Banco de Arena, se registraron combates entre estos grupos armados ilegales, lo que provocó pánico en los pobladores, pues quedaron en medio del fuego cruzado, llevándolos a dejar todo y salir huyendo de sus casas.

 

Fueron en total 23 familias de esta vereda que terminaron desplazadas por ese combate entre el Eln y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Agc), también llamados Clan del Golfo.

Una mujer que estaba descansando en una de las fincas de esa vereda, resultó herida por dos balas pérdidas, que la impactaron en una de sus piernas y en el glúteo izquierdo.

Bastó que los demás pobladores fueran testigos de cómo su vecina terminó afectada por esta guerra, para que decidieran huir, dejando todas sus cosas tiradas.

Desplazados y asustados

Refugiados en hogares de familiares y amigos que residen en Banco de Arena, los afectados encontraron un techo para pasar sus días, porque ninguno quiere regresar y arriesgarse a morir.

Una comisión liderada por las secretarías de Posconflicto y Gobierno de Cúcuta, que contaban con el apoyo de la Defensoría del Pueblo y la Personería, llegaron a la zona y escucharon a los afectados.

Tras un censo de la comitiva, se conoció que 59 personas integran las 23 familias, de las cuales hay doce migrantes.

Image
La opinión
La Opinión