Con un sueldo de tres dólares es imposible volver a clases: profesores universitarios del Táchira

Lunes, 8 de Marzo de 2021
Los gremios consideran que no hay condiciones para retornar a las aulas, incluso más allá de la situación de pandemia.

 “En Venezuela no hay garantía de regreso a clases bajo ninguna modalidad”, afirmaron en un comunicado los integrantes de la Federación de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV), como respuesta al anuncio del Ejecutivo venezolano de reanudar las clases semi presenciales el venidero mes de abril bajo el esquema de 7x7.

Carolina Casanova, representante de la Asociación de Profesores de la Universidad del Táchira, señaló que en esta casa de estudios ratifican los planteamientos emitidos por FAPUV. “Con un sueldo de tres dólares es imposible volver a clases”, enfatizó.

Explicó que en la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), producto de la pandemia, hasta ahora se está cerrando un semestre que se inició en noviembre de 2019, por lo que es necesario culminar este ciclo antes de evaluar el inicio de clases de 2021.

“La vacuna no es suficiente para volver a las aulas”, dijo Jhonatan Riveros, profesor de la Universidad de Los Andes (ULA) Táchira, quien agregó que no es posible sobrevivir con un sueldo de 2.300.000 bolívares.

 “Yo ahorita soy mecánico, mi esposa trabaja en tareas dirigidas, muchos estudiantes vienen de localidades distantes”, dijo Riveros para ilustrar la difícil situación económica que atraviesa Venezuela.

Para Riveros, los docentes universitarios perciben un salario caótico, y a pesar de ello, ante un eventual llamado a clases, tendrían que costear todos los elementos de bioseguridad necesarios para llevar adelante el acto académico, pues el presupuesto de las universidades es inexistente.

Sin embargo, insiste en que el planteamiento de los universitarios no se queda en el tema salarial.

“No es sólo el salario del docente, exigimos condiciones dignas para la universidad, porque las necesidades van más allá de los docentes, es la infraestructura, el personal administrativo, de mantenimiento, hay problemas de movilidad, a un profesor se le va el sueldo en el pasaje de una semana”.

Enfatizó que las autoridades están “contra la pared” y deben acatar los lineamientos ministeriales, pues “sobre ellas recae la responsabilidad legal de la universidad, por lo que corresponde a los gremios exigir las condiciones necesarias para la sobrevivencia”.

En su comunicado, FAPUV declaró la emergencia laboral en las universidades venezolanas y llamó a sus agremiados a no aceptar trabajar en condiciones de oprobio, ni bajo amenaza.

Image
Universidad de los Andes Táchira
Image
Eilyn Cardozo