Escuchar este artículo

Personal de salud de Táchira reclama condiciones para laborar en pandemia

Viernes, 12 de Febrero de 2021
Los bajos salarios, las dificultades de movilidad y la ausencia de equipos de bioseguridad para el personal que labora en hospitales y ambulatorios constituyen las principales exigencias de este grupo de trabajadores.

“Los trabajadores de salud, al igual que todos los trabajadores de Venezuela no cuentan con seguridad social, y quienes han fallecido tras contagiarse de COVID mueren pidiendo limosna para intentar cubrir el tratamiento”.

Así lo expresó Omar Vergel, coordinador en Táchira de la ONG Médicos Unidos de Venezuela, en medio de una protesta de trabajadores del sector salud, exigiendo condiciones para laborar en medio de la pandemia.

Los bajos salarios, las dificultades de movilidad y la ausencia de equipos de bioseguridad para el personal que labora en hospitales y ambulatorios constituyen las principales exigencias de este grupo de trabajadores.

“Lo peor que podemos hacer es quedarnos callados ante el caos que estamos viviendo”, enfatizó el galeno al explicar que no puede haber una adecuada atención en salud sin servicios públicos como el agua o la electricidad, ni con una infraestructura hospitalaria en abandono.

Consultado sobre las cifras de fallecidos por la pandemia, Vergel insistió en que las estadísticas de fallecidos por COVID en Venezuela nadie las conoce, recordó que Médicos Unidos lleva un registro de muertes entre el personal de salud, según el cual en el Táchira 19 trabajadores han perdido la vida a consecuencia de la pandemia; de los cuales 15 son médicos y el último de ellos fue el Dr. Carlos Colmenares, único neurocirujano pediatra que laboraba en el Hospital Central de San Cristóbal.

Blanca Castillo, enfermera del Hospital destacó que los trabajadores de la salud, como muchos de quienes trabajan en el sector público en Venezuela viven de la venta y reventa de mercancías y no del salario que reciben como enfermeros. “Venimos a trabajar por vocación”.

Gisela Herrera, representante del Sindicato de Trabajadores de la Salud dijo que en la institución no hay alimentación para atender a los pacientes hospitalizados. “Si los familiares no les traen comida los pacientes se mueren de mengua”.

Anmerch Castro, representante del gremio de bioanalistas, destacó que trasladarse a los centros de salud es difícil por la escasez de gasolina y por la exigencia de pagar en pesos colombianos el transporte público, cuando los ingresos que perciben apenas alcanzan para cubrir un día de alimentación. Llamó la atención sobre la falta de insumos y equipos de laboratorios para los centros centinelas, por cuanto el gasto para los pacientes con COVID en laboratorios privados resulta bastante costoso.

Para Alexander Quero, representante de los trabajadores del sector salud destacó el efecto de la migración en la atención de los pacientes, por cuanto más del 80% de esta masa laboral ha abandonado el país en busca de mejores ingresos.

Image
Eilyn Cardozo