Táchira ocupa el cuarto lugar en muertes médicas por pandemia en Venezuela

Viernes, 26 de Marzo de 2021
Los galenos exigen despolitizar la vacunación y priorizar al personal de salud.

Cinco meses y medio después de la llegada de la COVID-19 a Venezuela, falleció en Táchira el doctor Eliazar Rojas, pediatra especialista en neonatología, quien trabajaba en el eje San Antonio – Ureña en Táchira, en una institución privada y se convirtió en el primer médico de la entidad en perder la batalla contra la pandemia.

Desde ese momento hasta ahora, otros 17 médicos fallecieron víctimas del nuevo coronavirus, colocando a Táchira como la cuarta entidad a nivel nacional que más galenos ha perdido por causa de este flagelo que azota al mundo. Zulia, encabeza esta triste lista con 61 decesos.

Omar Vergel, presidente de Médicos Unidos Táchira, dijo que, en la mayoría de los casos, la causa del contagio obedeció a las precarias condiciones en las que trabajan los galenos de las instituciones públicas venezolanas.

“Vemos con dolor el número de compañeros del equipo de salud que nos han dejado. Pérdidas humanas que pudieron haber sido evitadas, si el organismo rector de la salud dentro de sus funciones se hubiera preparado, con tiempo o durante los primeros meses, para poner en práctica los protocolos necesarios para el diagnóstico con la cantidad de laboratorios y pruebas adecuadas, la evaluación y seguimiento de los casos sospechosos así como la dotación continúa, adecuada y suficiente de equipos de protección personal y de insumos para atender no sólo a los pacientes de COVID-19, sino también a todos aquellos pacientes con patologías de base”, mencionó Vergel.

Y agregó que este tipo de situaciones, lejos de solucionarse, sólo se han potenciado a un año de la pandemia, insertas como están en la emergencia humanitaria compleja que agobia a Venezuela.

Destacó el galeno que, en este punto, la principal exigencia del personal médico tachirense es la vacunación masiva para todo el personal de salud.

“Vemos con dolor la improvisación y la inexistencia de un Plan Nacional de Vacunación basado en criterios epidemiológicos y de consenso por grupos técnicos de diversas áreas, pero con visión de país y no de parcialidad política, presentándolo al conocimiento público, permitiendo un control adecuado de la epidemia”, denunció Vergel.

Rechazan manejos políticos

Alexander Zambrano, médico especialista del Hospital “Dr Carlos Roa Moreno”, de La Grita (municipio Jáuregui), enfatizó los riesgos para el personal destacado en las áreas de aislamiento de los hospitales centinelas y la importancia de la priorización del personal de salud en los cronogramas de vacunación.

“Es un riesgo muy grande entrar a las áreas COVID, porque cualquiera puede salir contagiado. Les rogamos a nuestras autoridades vacunar al personal médico y paramédico para evitar un contagio mayor. Es por el bien del país”, explicó Zambrano.

Para hacer valer sus derechos, el gremio médico ha emprendido una serie de acciones, inicialmente ante la Defensoría del Pueblo y próximamente ante el Ministerio Público, instancia a la que acudirán acompañados de varias organizaciones pro-defensa de los Derechos Humanos.

“Exigimos vacunación a los trabajadores de salud de primera línea y los trabajadores de salud en general, y vacunación a los más vulnerables, los de mayor riesgo de complicaciones, las personas de más de 65 años; nuestros abuelos o adultos mayores y las personas con morbilidad previa a quienes no se les ha brindado ni atención ni tratamiento y a quiénes ahora tampoco se les brindan vacunas en Venezuela. Lo que prevalece no es la ciencia ni la humanidad, sino el manejo político ideológico. Parecieran empeñarse en proteger a quienes no requieren vacunación prioritaria y abandonar a su suerte a los más vulnerables: los grupos de riesgo”, reza parte del documento a ser entregado.

 

Image
Eilyn Cardozo