Escuchar este artículo

Así fue el nacimiento de la web

Sábado, 16 de Marzo de 2019
El físico británico Tim Berners-Lee fue el inventor de la WWW (World Wide Web), punto de partida del uso de internet.

Hace treinta años, el físico británico Tim Berners-Lee concibió en el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) el invento que cambió la historia moderna, la red mundial (WWW, por las siglas de su nombre original World Wide Web) o simplemente la Web.

Este mes marca las tres décadas transcurridas desde aquel  12 de marzo de 1989 en el que Berners-Lee hiciera llegar a su jefe en el CERN la propuesta que sería el punto de partida del uso de internet como se conoce hoy y que respondía a la demanda para que los científicos pudiesen compartir información de forma automatizada con universidades y otras instituciones en el mundo.

Esa iniciativa se convertiría en diciembre del año siguiente en el primer navegador, sitio web y servidor, que empezaron a funcionar coincidiendo con la Navidad de 1990, para cuando el físico especializado en ciencias informáticas había definido ya los conceptos básicos de lo que serían los html, el http y el URL.

De hecho, la primera página web de la historia se dedicó a ofrecer información sobre el proyecto de la WWW.

Fue así que el WWW se convirtió en el programa que permitió la utilización de internet, una infraestructura ya existente pero que había encontrado innumerables problemas para funcionar como una red y que sin la invención de Berners-Lee nunca se habría convertido en la herramienta que ha cambiado la vida de prácticamente todos.

Los desarrollos posteriores fueron rápidos y en abril de 1993 el CERN decidió que el WWW debía ser de dominio público y de 500 servidores conocidos ese año se pasó a más de 10.000 al año siguiente, de los cuales 2.000 eran de uso comerciales.

Internet ya existía, pero los ordenadores hablaban lenguajes diferentes y no se entendían. La idea del físico inglés fue la “primera piedra” de la herramienta que hoy conocemos como web, explica a Efe el responsable en España del Consorcio W3C, organismo que desarrolla los lenguajes abiertos de la web, Martín Álvarez-Espinar.

Berners, y otros muchos científicos después, definieron esta “arquitectura que puso fin al desorden”, con un protocolo (lenguaje) “uniforme único y universal”, para que todos los ordenadores se pudieran “comunicar y compartir información”.

Entonces, los usuarios de ese protocolo eran 10.000, mientras que hoy se estima que la mitad de la población mundial tiene acceso a la Web.

El inventor de la World Wide Web, hizo un llamamiento para que los usuarios puedan controlar sus datos, coincidiendo con los 30 años de la creación de esta red informática mundial.

“La filosofía de la Fundación para la Web es poder tener un control completo de sus datos. No son petróleo, no son una materia prima, no son una sustancia”, declaró Berners-Lee en una entrevista con un pequeño grupo de periodistas en el CERN, una organización europea de investigación nuclear, donde nació la web.

“No debería ser posible venderlos por dinero. El control y el acceso a los datos es un derecho”, aseguró.

Reconoció que era difícil imponer una reglamentación estricta en todos los casos. “A veces se necesita una legislación que prevea que los datos personales, igual que los datos genéticos, no se utilicen nunca”, dijo.

Berners-Lee advirtió en particular de un “futuro posible” en el que los navegadores guarden el rastro de toda las compras de un usuario o de sus datos bancarios. “Entonces su navegador sabría más de usted que Amazon”, indicó.

Image
EFE