Escuchar este artículo

Inteligencia artificial completará la décima sinfonía de Beethoven

Lunes, 16 de Diciembre de 2019
El resultado se presentará el 28 de abril de 2020 en Bonn, Alemania.

En 1827, el año en el que Ludwig van Beethoven murió, el compositor alemán había escrito apenas unas notas de la que iba a ser su décima sinfonía. Quedó así, inconclusa, pero en 2020 un grupo de musicólogos e informáticos quieren completarla. No lo harán solos, se valdrán de la inteligencia artificial para entender cómo habría podido completarla Beethoven en su época.

El resultado se presentará el 28 de abril de 2020 en Bonn (Alemania) y desde ya es uno de los aspectos más destacados de las festividades que conmemoran 250 años del nacimiento del compositor. Como celebración, ese país tendrá varias exposiciones abiertas en las que se compartirán partituras, instrumentos y manuscritos del músico.

Beethoven había comenzado a trabajar en esta sinfonía en paralelo a la famosa Novena y al Himno de la Alegría, hoy himno de la Unión Europea. Pero el compositor abandonó la Décima y al morir, a los 57 años, solo había escrito unas pocas notas, unos diagramas y algunos bocetos.

Dos siglos y medio después, un programa de inteligencia artificial analizó primero todas las obras del compositor y luego, gracias a sus algoritmos de tratamiento de voz, comenzó a proponer opciones para ampliar la partitura. La fecha oficial del aniversario es el 16 de diciembre de 2020.

Un visionario

El proyecto fue iniciado por Deutsche Telekom, con sede en Bonn, la ciudad natal del compositor. Pero además de una operación publicitaria para el “año Beethoven”, el grupo quiere también desarrollar sus tecnologías, en particular el reconocimiento de voz.

“Al igual que el lenguaje, la música está compuesta de pequeñas unidades, letras o notas, que cuando se combinan, tienen sentido”, explica una portavoz del grupo.

Los primeros ensayos, hace unos meses, fueron considerados demasiado mecánicos y repetitivos, pero los últimos intentos son más convincentes.

“El desarrollo, en comparación con las pruebas anteriores, es impresionante, incluso si la computadora todavía tiene mucho que aprender”, dijo Christine Siegert, directora del departamento de archivos e investigación de la Casa Beethoven en Bonn.

Según esta especialista sobre Beethoven, la obra del compositor no quedará “distorsionada” porque las creaciones previas no forman parte del proyecto “y los fragmentos originales de la décima sinfonía son solamente pistas de trabajo limitadas”.

Siegert dice estar “convencida” de que el compositor no se habría opuesto a este tipo de iniciativa ya que él mismo fue un “visionario” en su tiempo. Pero el compositor y musicólogo británico Barry Cooper, que intentó completar el primer movimiento de la Décima, tiene más dudas.

“Escuché un extracto. No se parecía en nada a una reconstrucción convincente de lo que Beethoven hubiese querido hacer, incluso teniendo en cuenta el sonido computarizado y la ausencia de contraste entre los sonidos fuertes y suaves”, explicó Cooper.

Pero este profesor de la Universidad de Manchester, autor de varios libros sobre el compositor, admite sin embargo que “hay margen para mejorar”.

“En cualquier interpretación de la música de Beethoven, existe el riesgo de distorsionar sus intenciones” y en este caso el “riesgo” de tergiversar el trabajo es aún mayor, sostiene.

Una postura que comparte Dirk Kaftan, el director de la Orquesta Beethoven de Bonn: “Nosotros, los músicos, estamos divididos sobre esta iniciativa”, confió este viernes en Bonn en la inauguración de la casa dedicada al compositor, señalando no obstante que la inteligencia artificial permite descubrir “un nuevo territorio”.

En el pasado hubo iniciativas similares con obras de otros grandes músicos como Gustav Mahler, Johan Bach o Franz Schubert, con resultados variados.

A principios de 2019, por ejemplo, el gigante chino Huawei intentó completar la Sinfonía inacabada de Schubert. Pero cuando las partituras compuestas por el llamado aprendizaje automático (machine learning) fueron interpretadas por la London Session Orchestra sonaron – según la prensa europea – como la banda sonora de una película de Hollywood y no como una obra del compositor austriaco.

Image
AFP
AFP