Escuchar este artículo

Aprenda a cuidar a un cachorro

Sábado, 3 de Septiembre de 2016
Merecen toda la atención posible desde su llegada al hogar, por eso es mejor tener en cuenta cómo manejar toda clase de situaciones.

Tener un cachorro siempre estará relacionado con la alegría que genera la llegada de un nuevo ser a la casa. La tarea inmediata es pensar en qué hacer para que su desarrollo sea el más adecuado.

En primer lugar, hay que tener claro que una mascota genera cierto grado de responsabilidad, ya que su adopción implica alimentarlo, cuidarlo y auxiliarlo cuando se enferme.

Si es consciente de estos factores, tendrá que concentrarse entonces en cómo hacer agradable la llegada a su nuevo hogar.

Aquí no importa la raza del canino, si es adoptado o si alguna hembra tuvo crías, y quiere quedarse con uno de ellos.

Por eso, si la decisión ya está tomada y cuenta con sus respectivas vacunas, lo primero que debe buscar es una cama o lugar para que el cachorro descanse cuando así lo requiera.

Use sábanas para el lugar donde el animal dormirá, verifique el clima de la ciudad en la que está, las condiciones de la casa. Siempre el lugar donde ellos van a dormir debe resistir las inclemencias del clima.

Junto a la cama para el cachorro puede ponerse una botella llena de agua caliente, envuelta en alguna tela; o un reloj para que el tic-tac lo ayude a tranquilizarse mientras duerme, lo que evitará que llore durante la noche, el sonido le recordará el latido del corazón de su madre.

Bríndele toda la seguridad, haciéndole un acompañamiento en los primeros días en el hogar.

El siguiente paso es fundamental para la educación del canino y evitar molestias a futuro en su hogar.

Por eso, hay que enseñarle al perro el lugar donde debe hacer sus necesidades, es un proceso que exige dedicación y constancia.

Busque el sitio adecuado para usted, para su mascota y tenga en cuenta también a sus vecinos.

Si lo lleva a hacer sus necesidades en la calle, recuerde siempre tener su bolsa en mano para recoger los excrementos.

Si no acostumbra al canino a ser aseado, lo más probable es que haga sus necesidades en cualquier parte de la casa.

Tenga siempre en el hogar un recipiente con agua fresca, ellos beben con frecuencia, ubíquelo junto al recipiente donde le sirve su comida y trate de no cambiarlo de posición.

La alimentación es clave para su crecimiento, no exagere de ella ni tampoco le dé porciones tan pequeñas de concentrado.

No los acostumbre a la comida de sal, o comida para humanos.

Lo mejor será escoger una marca de comida que existe en el mercado, en cada bolsa de alimento usted podrá leer las indicaciones de la cantidad de porciones que debe servir, según la raza del perro: pequeña, grande o mediana.

Las frecuencias deben ser máximo tres veces al día, siempre en los mismos horarios.

Después de los 8 meses, puede reducir las raciones de comida a 2 veces diarias.

Por otra parte, haga el respectivo seguimiento a la vacunación, tenga siempre a la mano el carné para recordar las fechas en que se aproxime una nueva vacuna.

Recuerde que los cachorros son susceptibles, contraen infecciones y por eso es clave la desparasitación.

Si el canino tiene entre 6 y 9 semanas de edad, aproveche para relacionarlo con otros perros, está en el momento más sociable de su vida y por eso puede adquirir destrezas que le permitan comportarse después ante cualquier situación.

El momento en que comienzan la etapa de la adolescencia, también puede ser detectado, son varios los factores que indican su llegada, que es común a las 12 semanas del nacimiento.

Es allí donde también comienza su madurez sexual.

Pueden presentar agresividad, exceso de energía, problemas de socialización, se vuelven desobedientes, quieren escaparse en cualquier momento y si son machos comenzarán a levantar la pata para orinar.

¿Sabía usted?

Los ojos de los perros duran cerca de 25 días para abrirse completamente

Durante el segundo mes los cachorros comienzan a desarrollar sus funciones orgánicas.

Los cachorros pueden comenzar a comer alimentos semi sólidos desde la tercera semana de nacidos.

Es recomendable bañar al cachorro solo hasta que tenga sus vacunas completas.

El plan de vacunación debe iniciar a los 45 días de edad.

Image
Johan Manuel García