Formulario de búsqueda

-
Lunes, 19 Octubre 2020 - 10:30am

Cazar internet en la calle: educación en pandemia en Venezuela

Unos 8,2 millones de estudiantes de primaria y bachillerato dependen de un precario servicio de internet y de aparatos inalcanzables.

BUytDdL2itA
Plataforma: 
YouTube

Jonathán se sienta en la calle para captar con una vieja tablet la intermitente señal de WiFi de una vecina. Sin un computador, es su única opción para hacer las tareas que le envían por WhatsApp desde que la pandemia de COVID-19 llegó a Venezuela.

Sin clases presenciales desde marzo, unos 8,2 millones de estudiantes de primaria y bachillerato dependen de un precario servicio de internet y de aparatos electrónicos inalcanzables para la mayoría cuando ocho de cada diez venezolanos, según un estudio de las principales universidades de este país de 30 millones de habitantes, viven en pobreza extrema.

"Es complicado, porque a veces no entiendo nada", dice a la AFP Jonathán Figueroa, de 14 años, alumno de un liceo público en el que la interacción con los profesores se limita a cruzar por WhatsApp mensajes de voz, lecturas y tareas.

Las clases por videoconferencia son inviables en ese centro educativo, pues el costo de un teléfono inteligente puede representar meses e incluso años de salarios para familias ahogadas por la hiperinflación.

Cuando el presidente Nicolás Maduro declaró una cuarentena en marzo, Jonathán, quien comparte con su mamá un claustrofóbico cuarto alquilado en una barriada popular de Caracas, pensó que las clases a distancia serían como "vacaciones", pero el paso de los meses lo hizo sentirse "abrumado".

"No solo hago mal la tarea, sino que pierdo tiempo", lamenta mientras acaricia a 'Chocolate', un gato que adoptó durante la pandemia. De acuerdo con la web Speedtest, Venezuela ocupó en agosto el puesto 169 entre 174 países en la rapidez de sus conexiones de banda ancha al promediar 6,15 megabits por segundo frente a los 36,63 de su vecina Colombia, en el puesto 81.

A diferencia de muchos de sus compañeros, Jonathán cuenta con una tablet usada que le dieron a su madre, Viviana Rodríguez, como pago por su trabajo como empleada doméstica.

Sostenerse ha sido un "milagro", cuenta Viviana, sonriente mujer de 40 años nacida en Barranquilla (Colombia). Ambos contrajeron el coronavirus en julio y solo la solidaridad de vecinos que les llevaban comida y agua les permitió pasar el mal rato.

Según cifras oficiales, cuestionadas por la oposición y organizaciones como Human Rights Watch, se registran 86.289 casos del virus en Venezuela, con 720 muertes.

No hay garantías

Escapar de los fallos en la conexión a internet y también de los habituales apagones que golpean a los venezolanos puede ser imposible aún si se tiene el privilegio de una buena situación económica.

En una zona caraqueña de clase media, los dos hijos de la pediatra Luzmar Rodríguez y su esposo Francisco, cirujano plástico, sí asisten a clases por teleconferencia organizadas por el colegio privado en el que estudian, pero a la familia le ha tocado tomar el auto y salir a dar vueltas para cazar una señal.

Aunque tienen en casa computadora, celulares y servicios de distintos proveedores de internet, Luzmar dice que algo tan trivial como la lluvia puede hacer que "nada" funcione.

Su hijo mayor, Francisco Jr, debió conectarse a su clase inaugural desde el estacionamiento de una cadena de farmacias. 

Y los días de exámenes de Francisco Jr y Luciano, Luzmar no va a trabajar por si necesitan desplazarse en automóvil.

2,5 dólares al mes

El año escolar 2020-2021 comenzó entre protestas de maestros exigiendo "salarios dignos".

Morelis Carruido, profesora de historia y geografía con 16 años de experiencia, se hartó. "No voy a atender clases virtuales", comenta a la AFP desde un abandonado laboratorio de química en el que acudió a una asamblea de educadores.

Su sueldo llega apenas a 2,5 dólares mensuales, insuficientes para comprar un kilo de carne, así que dejó de vivir de su profesión: "Sé tejer, sé bordar, preparo dulces, comida, todo eso va ayudando".

Más de 70% de la comunidad estudiantil en el centro público donde trabaja, con matrícula de 900 alumnos, no tiene acceso a internet. 

"Hay estudiantes que ni siquiera tienen gas para preparar la comida y usan leña (...), ¿cómo pueden avanzar en una educación online si no tienen ni siquiera un buen servicio para sus necesidades básicas?", remarca Morelis.

AFP

@AFPespanol

Agence France-Presse es la agencia de noticias más antigua en el mundo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

'Hoy me despido de esta gran institución con tanta historia': Michell Ramos

El jugador cucuteño debutó este año en el fútbol profesional colombiano y marcó cinco goles.

Archivo / La Opinión
Política
Artículo

Cúcuta, sede de foro sobre el Acuerdo de Escazú

Comisiones Segundas de Senado y Cámara analizaron factores a favor y en contra para adoptar el  Acuerdo Ambiental.

Luis Alfredo Estévez/ La Opinión
Publicidad
Economía
Artículo

En la nueva normalidad ¿qué lugar ocupará la oficina?

La opinión está dividida entre los que quieren volver y los que se quieren quedar.

Archivo
Cúcuta
Artículo

Cercos epidemiológicos y toma de muestras COVID-19 en Cúcuta

Con estas estrategias se pretende tener un control más detallado de los contagios en la ciudad.

Alfredo Estévez
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.