Coronavirus causa estragos en la cúpula chavista

Viernes, 10 de Julio de 2020
En las últimas semanas ha ocurrido una aceleración de los contagios, que Maduro ha tildado de “preocupante”.

El ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, uno de los más cercanos colaboradores del presidente socialista Nicolás Maduro, informó este viernes que dio positivo a un test de detección de COVID-19.

“Hoy inicio mi aislamiento con todos los protocolos médicos luego de resultar positivo con COVID-19. Una nueva batalla que asumo aferrado a Dios y a la vida!!”, escribió en Twitter El Aissami, quien ha acompañado a Maduro en alocuciones recientes transmitidas por la televisión gubernamental.

El Aissami, en el cargo desde el 27 de abril, está entre los funcionarios que fueron acusados formalmente de “narcoterrorismo” por la Justicia estadounidense el 26 de marzo, incluido Maduro, con millonarias recompensas ofrecidas por información que conduzca a su captura.

El anuncio, le sigue al hecho el jueves por el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente que rige el país con poderes absolutos y también contagiado.

Otro líder del chavismo, Omar Prieto, gobernador del estado Zulia (oeste, fronterizo con Colombia), región donde se registra el mayor foco del virus en Venezuela, dio igualmente positivo. Según cifras oficiales, cuestionadas por la oposición y organizaciones como Human Rights Watch por considerar que esconden una situación mucho peor, en Venezuela se han confirmado hasta el jueves 8.372 contagios y 80 muertes por coronavirus.

Lea También: Diosdado Cabello, da positivo por COVID-19 en Venezuela

En las últimas semanas ha ocurrido una aceleración de los contagios, que Maduro ha tildado de “preocupante”.

Pasaron 70 días entre el primer caso registrado y el número 1.000; solo cuatro entre el caso 6.000 y el 7.000 y tres entre el 7.000 y el 8.000.

Hospitales en Panamá, al borde del colapso

Los hospitales de Panamá están bajo amenaza de colapso por el explosivo crecimiento de casos de COVID-19, con médicos agotados por extenuantes horarios, en el país de Centroamérica con más contagios por el nuevo coronavirus.

“Nuestra cantidad de pacientes infectados por día ha ido aumentando de manera sostenida hasta pasar los 1.000 casos”, señaló a la AFP David Villalobos, jefe de la unidad de cuidados intensivos (UCI) del complejo hospitalario Arnulfo Arias Madrid, en Ciudad de Panamá. “No hay hospital que pueda sostener semejante cantidad”, agregó tras visitar a sus pacientes más críticos. Con una población de cuatro millones de habitantes, Panamá ha pasado de unos 200 contagios diarios a más de 1.100 en las últimas semanas.

El escenario ha obligado a readecuar hospitales y buscar nuevas instalaciones, como centros de convenciones, en un sistema público de salud con grandes carencias y listas interminables.

“El temor al colapso del sistema público de nuestro país es evidente de mantenerse el número de casos. Probablemente para las siguientes dos semanas no tengamos sitios donde colocar camas”, advirtió a la AFP Domingo Moreno, coordinador de la Comisión Médica Negociadora Nacional, que agrupa a los gremios médicos.