Escuchar este artículo

Curiosas posiciones sobre la migración venezolana

Domingo, 18 de Febrero de 2018
Ministra chavista y un exdirigente empresarial tachirense hablaron al respecto.

En medio de la oleada de venezolanos que salen de su país con rumbo a Colombia y otras naciones latinoamericanas, llama la atención lo dicho sobre el particular por una ministra chavista y un exdirigente empresarial tachirense.

La constituyente y ministra para el Servicio Penitenciario, Iris Varela, aseguró que la mayoría de los venezolanos que han emigrado son “los frustrados de las guarimbas”, que creen que en los países de destino pueden hacer lo mismo que hacían aquí y por eso son “rechazados” por esos pueblos.

“Ojalá que no regresen nunca (…) Son los que aquí estaban quemando gente, y que, como aquí quedaron frustrados, sacaron el conflicto fuera de las fronteras”, dijo la controversial funcionaria socialista venezolana.
 
“Si están delinquiendo por allá, métanlos presos”, afirmó la ministra chavista citada por el portal Caraota Digital. Tales señalamientos los hizo en entrevista con el programa Zurda Konducta, que transmite el canal estatal VTV.

Iris Varela añadió que Venezuela “va a ser mejor para los que nos quedamos”, y para los que regresen, que ahora se fueron.

Entre tanto, José Rozo, expresidente de Fedecámaras Táchira y miembro del directorio y coordinador de la ONG ‘Por el bien de todos’, en declaraciones al periódico El Nacional de Venezuela, cuestionó el reforzamiento de los controles migratorios por parte de Colombia, que ya han provocado la devolución de 183 venezolanos en condición ilegal.

“Expulsar a esa gente de bajos recursos, que viven con precariedades en Venezuela, es condenarlos a muerte. Ellos se van buscando pan, abrigo y refugio. La gente se está yendo para allá no porque quiera, sino porque quieren vivir y comer”, dijo.

Rozo le dijo a El Nacional que el éxodo venezolano lleva tres momentos migratorios importantes. “Un primero éxodo fue el de la pequeña y mediana industria que se fue a Colombia y fue recibida a manos llenas por el vecino país que recibió 10.000 millones de dólares de inversiones de venezolanos. En el segundo éxodo,  fueron la clase media, preparada: profesores, ingenieros, médicos, con títulos, fueron recibidos con beneplácito. Ahora, el tercer oleaje es de la pobreza, hombres y mujeres que están llegando a Cúcuta con una mano adelante y otra atrás porque no tienen cómo costear su permanencia y deben dormir en las calles y eso ‘le huele a feo’ al (presidente Juan Manuel Santos) premio Nobel de la Paz”, precisó José Rozo.

Image
La opinión
La Opinión