Escuchar este artículo

El embajador Benedetti, protagonista en restablecimiento de las relaciones

Benedetti habló con La Opinión sobre los asuntos que están en su agenda diplomática.

Armando Benedetti Villaneda pasó a la diplomacia con el cargo de embajador de Colombia en la República Bolivariana de Venezuela tras una larga carrera política. Fue senador entre los años 2002 y 2022. En 2010 es elegido presidente del Senado y del 2016 al 2020 el partido de la U lo escoge como su presidente. Posteriormente se une a Colombia Humana, el movimiento liderado por Gustavo Petro.

Benedetti estudió comunicación social y periodismo en la universidad Javeriana de Bogotá y es un profesional activo en el debate público. Está identificado con las propuestas de cambio de nuevo gobierno. Nació en Barranquilla el 29 de agosto de 1967 y desde su juventud tiene vínculos con la política.

Le puede interesar: Soy un jugador único: Cristiano Ronaldo

En el escenario de la política, Benedetti ha militado en las corrientes de ideas liberales. Ha protagonizado fuertes enfrentamientos con algunos de sus adversarios.

Nombrado embajador en Venezuela, a Benedetti le corresponde manejar el proceso de restablecimiento de las relaciones entre los dos países, rotas durante un lapso de siete años con efectos negativos para una y otra nación.

Ya se han dado los primeros pasos en el camino del restablecimiento de las relaciones y la reactivación de la frontera es uno de los capítulos básicos para darle funcionalidad a la nueva etapa de las relaciones, con restablecimiento del intercambio comercial, la cooperación de asuntos de reciproco interés y en el tránsito binacional de personas y vehículos.

A partir del 1 de enero de 2023, las relaciones entran en una renovada dinámica, apuntándole a resultados de beneficio común, como tiene que ser entre dos naciones que han tenido una historia de hermandad.

Benedetti habló con La Opinión sobre los asuntos que están en su agenda diplomática.

¿Cómo ve las condiciones para el restablecimiento de las relaciones entre Colombia y Venezuela?

Estamos avanzando a buen paso, tal y como lo instruyó el presidente Gustavo Petro. Hay un escenario propicio para reactivar los principales temas de la agenda binacional que beneficien a los habitantes de los dos países, sobre la base de un diálogo franco y propositivo entre las autoridades de Colombia y Venezuela.

¿Es posible que se retomen los acuerdos de integración binacional que se dieron en los gobiernos de Virgilio Barco, en Colombia y Carlos Andrés Pérez, en Venezuela?

Fueron muy importantes los acuerdos binacionales liderados en su momento por los expresidentes Barco y Pérez. Gracias a ellos, durante más de una década, ambos países abordaron sus problemáticas a través de comisiones presidenciales que permitieron avanzar en temas de frontera, comercio, energía, seguridad e infraestructura, entre otros. Recientemente, Colombia propuso a Venezuela un esquema que permita retomar en el corto plazo dichos temas.

¿Son superables los problemas de ilegalidad impuestos por grupos irregulares para el paso hacia los dos países?

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela permitirá mediante esquemas de cooperación binacionales enfrentar dichas problemáticas y arrancarles a las mafias las fronteras.

¿Cuáles son las previsiones que se tienen respecto al restablecimiento del intercambio comercial entre Colombia y Venezuela?

Históricamente, el comercio entre Colombia y Venezuela ha sido un modelo regional. Somos economías complementarias. El restablecimiento comercial está avanzando. Después de un escenario de ruptura que heredamos del anterior gobierno, no podemos pretender que de un día para otro todo vuelva a la normalidad, como si nada hubiera pasado. Las autoridades de ambos países estamos trabajando para que 2023 sea un año de aumento significativo de los flujos comerciales.

¿Qué peso tienen los problemas políticos en las relaciones de Colombia y Venezuela?

Como lo han señalado los presidentes Gustavo Petro y Nicolás Maduro, las relaciones deben desideologizarse. La ruptura de relaciones entre dos naciones hermanas no puede volver a pasar. La experiencia reciente nos muestra que los efectos negativos de esta afectaron de manera crítica a los habitantes, tanto de allá como de acá, en especial, aquellos que habitan en nuestra extensa frontera.

Lea: Obispo de Ocaña fue internado en clínica de Medellín

¿Venezuela está en condiciones de influir en las negociaciones de paz con el Eln?

He venido usando un término frente a la guerrilla del Eln para calificarla como una guerrilla binacional. Es evidente la presencia del Eln en territorio venezolano, razón por la cual era impensable retomar los diálogos sin el apoyo y respaldo de Venezuela como país garante en estos diálogos. Y así quedó en evidencia durante el primer ciclo que se desarrolló en Caracas.

¿Considera adecuado el manejo dado a la migración de venezolanos en Colombia?

Colombia nunca había sido un país receptor de altos flujos migratorios. En el camino tuvo que aprender a manejar dicha situación. Actualmente, hay avances, en especial, en lo que respecta a la regularización de los migrantes. Considero que el manejo de los flujos migratorios se debe ‘desvenezolanizar’, como lo señaló recientemente el director de Migración Colombia.

Sobre cooperación entre Colombia y Venezuela, ¿qué se puede esperar?

El tema de la cooperación binacional es muy amplio. Esperamos que en el próximo año los mecanismos institucionales alcancen una dinámica que permita obtener resultados frente a las problemáticas que afectan a los dos países. Colombia y Venezuela tienen una institucionalidad muy grande. Seguiremos trabajando para que dichas instancias operen de manera coordinada en beneficio de nuestros países. Reitero que hay un buen ambiente y disposición de ambos gobiernos para trabajar en conjunto como corresponde a dos países hermanos.

¿Qué decisión se tiene respecto a los consulados de Colombia en Venezuela?

La cancillería viene manejando este tema. La principal dificultad es que los cargos que habían en la nómina de la embajada y los 15 consulados que había en Venezuela, antes de la ruptura de relaciones de 2019, fueron reasignados a otras embajadas y consulados de Colombia en el mundo, debido a que la planta de la cancillería es global. Ahora, la principal dificultad es retornar dichos cargos a Venezuela para poder poner a funcionar los consulados. La cancillería está trabajando en ese tema.

¿Está a gusto en Venezuela?

Mucho. Me he sentido como en casa, me han tratado de manera muy afectuosa y no tengo más que agradecimiento por cómo me han recibido en Venezuela.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Cicerón Flórez Moya
Cicerón Flórez
Miércoles, 4 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión