Escuchar este artículo

Embajador de Venezuela en Italia renuncia por crisis financiera

Martes, 21 de Mayo de 2019
La embajada tiene deudas de 9 millones de euros. Isaías Rodríguez señaló que a Maduro lo acompañan “víboras con cabeza triangular”.

El embajador de Venezuela en Italia, Isaías Rodríguez, renunció a su cargo en una carta enviada al presidente Nicolás Maduro y divulgada este martes por las redes sociales, en la que asegura que se retira "sin rencores y sin dinero".
   
En la larga misiva, Rodríguez, de 77 años, quien fue constituyente en 1999, vicepresidente ejecutivo de la República y fiscal general, sostiene que tiene problemas serios de salud además de económicos.
   
Rodríguez, que había denunciado el pasado 7 de mayo en una conferencia de prensa los graves problemas económicos de la embajada con deudas que alcanzaban los 9 millones de euros, ratificó su solidaridad a Maduro por la lucha frente "a las agresiones de un imperio en declive".
   
"Con fe absoluta me he aferrado al chavismo, cual una tabla en este océano de contradicciones que rodea su gobierno", escribió el embajador. 
   
"Su causa, que es la mía, me ha retenido como un campo de fuerza, como un imán", explicó.
   
"He llegado, sin embargo, a comprender definitivamente que no puedo convertir el agua en vino, ni resucitar a los muertos. Muchos de sus discípulos tienen muy poco de apóstoles, y es cuando todos nos preguntamos ¿si es la Iglesia o Dios quien está fallando?", agregó.

"Mi esposa acaba de vender las prendas que le regaló su exesposo, para poder mantenernos frente al bloqueo norteamericano. Estoy intentando traspasar el vehículo que compré al llegar a la Embajada y, como usted sabe, no tengo cuenta bancaria, porque los gringos me sancionaron y la banca italiana me echó de su lonja". 
   
"Créame que me siento orgulloso de haber sido su embajador y su compañero, y que, en este momento, siento como si me quitara una de las tantas contracturas que tengo (son tres) en la columna", aseguró.
   
"No tiene usted que aceptar o reprobar esta carta. La haré pública porque es definitiva. No es irrevocable porque nada es irrevocable en la vida. Es simplemente definitiva, señor Presidente. No me vea ni me sienta vulnerable", aclaró.
   
"Renuncio, Presidente, a mis dosis de insomnio, estrés, aflicción y a las víboras con cabeza triangular que desde hace mucho tiempo lo acompañan", añadió. 

Image
AFP
AFP