Escuchar este artículo

Conozca los mitos más comunes sobre las vacunas

Miércoles, 16 de Enero de 2019
La vacunación previene hasta 2,5 millones de muertes anuales, según la OMS.

El Plan de acción mundial sobre vacunas (GVAP) implementado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que, por año, la vacunación puede prevenir hasta 2,5 millones de muertes por diferentes enfermedades.

Asimismo, resalta la importancia de los sistemas de vacunación que se implementan en los países. En el caso de Colombia, se ofrecen 14 vacunas, las cuales pueden proteger a la comunidad de 19 enfermedades. (Este es el Esquema Nacional de Vacunación)

Cabe resaltar que los niños de cero a seis años pueden acceder a las vacunas sin costo alguno, ya que se consideran como una población vulnerable ante diferentes enfermedades que pueden llegar a ser letales, según el Ministerio de Salud y Protección Social.

Le puede interesar El hipotiroidismo en niños y adolescentes

Sin embargo, pese a su importancia, en muchas partes se oyen mitos sobre los efectos negativos que pueden tener las vacunas. Estos rumores llevan a que las personas no cumplan con su respectivo control de vacunación: hecho que puede tener graves consecuencias a futuro.

Según Laure Joachim, médica pediatra de la Universidad del Rosario, “las inmunizaciones están entre las intervenciones médicas más eficaces de todos los tiempos”. 

Además, señala que la vacunación es tan importante como el saneamiento del agua y la nutrición básica.

Existen vacunas autorizadas que se utilizan para prevenir alrededor de 25 infecciones, por ello se ha reforzado la cobertura de las mismas en las diferentes regiones del país.

“Aunque tenemos la asombrosa fortuna de vivir en una época en la que se reconoce y aprovecha adecuadamente el poder de las vacunas, los mitos que las rodean disuaden a la población y en especial a los padres de inmunizar a sus hijos” afirma la especialista. 

Estos son algunos de los rumores más sonados actualmente, y que la especialista desmiente:

1. No son seguras: Sin importar lo que se diga de las vacunas, estas inducen una respuesta inmunitaria similar por lo que no conlleva riesgos graves de defunción o discapacidad. Por ejemplo, hasta el momento, no existen pruebas científicas que vinculen la vacuna SPR (sarampión, parotiditis y rubéola) con el autismo o los trastornos autistas. Este rumor nació a partir de un único estudio de 1998 al que se le encontraron graves irregularidades al poco tiempo, por esto fue retirado por la revista que lo publicó.

2. No se pueden poner dos vacunas al tiempo: La aplicación de varias vacunas al mismo tiempo no tiene efectos negativos en el sistema inmunitario del niño. Además es un método que ahorra molestias, tiempo y dinero. 

Es importante resaltar que los menores crean más anticuerpos con un resfriado común que con vacunas.

3. Hay poco riesgo de infectarse: Las vacunas siempre serán la mejor opción aunque la persona crea que no tiene ningún riesgo de contraer una enfermedad. Un ejemplo de ello, son los brotes de sarampión que se registraron hace poco, hay enfermedades mortales que parecen haber pasado por todas las etapas menos la de erradicación, y generalmente reaparecen cuando las tasas de inmunización han descendido. 

4. Sobrecargan el sistema inmune: Las vacunas no sobrecargan el sistema inmunitario. Cada día, el sistema inmunitario, en el caso de los bebés sanos, combate con éxito miles de microbios sin que ni siquiera se puedan percibir.

5. Las enfermedades son inventos del sistema para “vender más”: Falso. Así se mejorarán la higiene, el saneamiento y el acceso al agua potable, las infecciones seguirán propagándose. Si la población no se vacuna, podrían reaparecer enfermedades infecciosas que con el tiempo se han vuelto poco frecuentes.

Image
La opinión
La Opinión