Escuchar este artículo

COVID-19 y riesgo de suicidio

Miércoles, 28 de Octubre de 2020
Sepa cuáles son las señales y lo qué puede hacer, según expertos.

El impacto emocional y psicológico de la pandemia de coronavirus puede llevar a sentir desesperación y tener pensamientos suicidas. 

Durante esta emergencia sanitaria, cada vez más personas están empezando a sentir ansiedad, temor, frustración, tristeza y soledad, hasta el punto que los sentimientos se vuelven constantes y abrumadores, luego ya de unos meses. 

Esta situación puede empeorar las enfermedades mentales existentes, como ansiedad grave y depresión mayor. 

Si se siente desesperado y tiene pensamientos suicidas, o está preocupado por otra persona, expertos de Mayo Clinic sugieren algunos consejos para encontrar ayuda y recuperar la esperanza.

Principales factores de estrés relacionados con la pandemia 

-De ayuda inmediata

Si los pensamientos de que no quiere vivir más le abruman o se siente apremiado para intentar suicidarse, pida ayuda ahora mismo. Comuníquese inmediatamente al número local para emergencias o a la línea directa para prevención del suicidio dispuesta por el gobierno local.

Los pensamientos suicidas, generalmente, aparecen como resultado de sentir la imposibilidad de enfrentarse o de recuperarse de algo que parece ser abrumador en la vida. 

Hasta el momento, solo hay pocos datos acerca del impacto de la pandemia de la COVID-19 sobre la tasa de suicidio, pero es indiscutible que la pandemia aporta intenso estrés emocional y mental a la vida de la gente de todo el mundo. 

El miedo, la ansiedad y la depresión pueden provenir de una amplia variedad de experiencias y preocupaciones, que van desde lo personal y familiar hasta lo laboral.

-Problemas personales y familiares

Aunque las situaciones varían, entre los problemas personales y familiares pueden estar los siguientes:

• Miedo de contraer la COVID-19 o de que un familiar la contraiga.
• Imposibilidad de estar o confortar a un familiar que está muy enfermo o al borde de la muerte en el hospital.
• Dolor por el fallecimiento de un ser querido debido a la COVID-19 u otra enfermedad.
• Aislamiento social, sobre todo cuando uno vive solo o en lugar donde están temporalmente prohibidas las visitas.
• Confinamiento dentro de un espacio pequeño con otros familiares debido a la orden de permanecer en casa, lo cual puede aumentar el riesgo de abuso conyugal, de pareja o infantil.
• Inicio o empeoramiento del consumo de alcohol o drogas.
• Presencia de otros trastornos mentales, como depresión mayor, trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático y trastorno de ansiedad.

-Problemas laborales

Según cuál sea su tipo de trabajo, los siguientes pueden ser ejemplos de problemas laborales:

• Ansiedad debido a trabajar en un ambiente de alto riesgo, como un hospital o una residencia de ancianos, o por ser socorrista.
• Agobio por trabajar en instituciones de atención médica muy concurridas que tratan a personas con COVID-19, especialmente en lugares donde puede haber escasez de personal y de equipo de protección individual.
• Sentimientos de agotamiento y frustración por trabajar en el área de la salud y sentir que no pudo hacer más por quienes fallecieron a consecuencia de la COVID-19.
• Miedo y ansiedad por correr mayor riesgo de contraer la COVID-19 debido a ser considerado empleado imprescindible, como es el caso de los trabajadores en la industria de la alimentación o del transporte y de quienes prestan servicio presencial al público.
• Preocupación por perder o haber perdido el trabajo o el negocio debido a problemas económicos.
• Preocupación respecto a cómo proveer las necesidades básicas, tanto personales como familiares, cuando uno está fuera del trabajo durante un período impredecible de tiempo o lo pierde.

-Señales que advierten un suicidio

Sea que usted u otra persona tengan pensamientos suicidas, sepa cuáles son las señales y cómo conseguir ayuda inmediata y tratamiento profesional. Usted puede salvar una vida, sea la suya o la de otra persona.

Las señales que advierten un suicidio o pensamientos suicidas incluyen lo siguiente:

• Hablar sobre el suicidio y decir, por ejemplo, «me voy a matar» o «quisiera estar muerto».
• Conseguir los medios para quitarse la vida, como comprar una pistola o abastecerse de pastillas.
• Retraerse del contacto con otras personas más de lo que es normal por la recomendación de permanecer en casa durante la pandemia de la COVID-19. Por ejemplo: no responder a ningún tipo de comunicación de los demás, como llamadas, textos u otros mensajes.
• Mostrar cambios en el estado de ánimo, como estar muy animado un día y profundamente desalentado al siguiente.
• Preocuparse por la muerte, por morir o por la violencia.
• Sentirse atrapado o desesperado por alguna situación.
• Consumir excesivamente alcohol o drogas.
• Cambiar la rutina normal, incluidos los patrones de alimentación y sueño.
• Hacer cosas peligrosas o autodestructivas, como consumir drogas o conducir de forma temeraria.
• Repartir pertenencias o poner las cosas en orden, cuando no hay necesidad de hacerlo.
• Despedirse de otras personas, como si no se las fuera a volver a ver.
• Presentar cambios en la personalidad o estar sumamente ansioso o agitado.

Las circunstancias incomparables de la pandemia de la COVID-19, incluida la poca interacción social, pueden hacer más difícil identificar a quienes corren riesgo de suicidarse. 

Las señales de advertencia no siempre son obvias y pueden variar de una a otra persona. Algunos dejan claras sus intenciones, mientras que otros mantienen secretos sus pensamientos y sentimientos suicidas.

-Buscar ayuda 

Pese a la pandemia de la COVID-19, todavía es posible comunicarse de forma segura con otras personas y pedir ayuda. Cuando menos, inicie la conversación, sea por teléfono, texto, correo electrónico o una plataforma confiable de comunicación social, y no tenga reparos en dejar que otros sepan que se siente abrumado y necesita apoyo.

Si cree que es capaz de hacerse daño o de intentar suicidarse, haga algo de lo siguiente para obtener ayuda de inmediato:

• Comuníquese con su médico de cabecera o con un profesional de la salud mental a fin de obtener ayuda para hacer frente a sus pensamientos suicidas.
• Llame al número o a la línea directa para prevención del suicidio.
• Llame al número local para emergencias.
• Comuníquese con un buen amigo o un familiar.
• Comuníquese con un clérigo, un pastor, un ministro u otro miembro de su comunidad religiosa.

Una vez que pase la crisis inmediata, continúe buscando ayuda para tratar de forma adecuada aquellos pensamientos y sentimientos suicidas y aprender estrategias eficaces que le permitan afrontar la situación.

Mantenga a mano una lista de recursos y números telefónicos que incluya los números telefónicos de sus médicos, profesionales de la salud mental y centros de crisis, así como de familiares y amigos en quienes confía.

Con información de Mayo Clinic
 

Image
Web la Opinión
Web La Opinión