Escuchar este artículo

El estrés crónico mal manejado puede generar otras seis enfermedades

Martes, 25 de Julio de 2017
La psicóloga Martha Isabel Pérez analiza esta situación.

En la vida diaria es normal que las personas tengan que enfrentar momentos angustiantes con mucha frecuencia, producto del acelerado ritmo, en especial en las grandes ciudades.

Esto, obviamente, produce estrés que puede verse más agravado con circunstancias de orden personal, familiar o laboral. Sin embargo, al convertirse en una situación que se torne inmanejable, es decir estrés crónico, puede convertirse en un factor de riesgo para desarrollar enfermedades.

La psicóloga Martha Isabel Pérez, especialista en Terapia Psicosomática adscrita a Colsanitas, explica que “cuando el estrés se prolonga, el paciente puede incurrir en conductas que no son saludables y se vuelven factores de riesgo para desarrollar enfermedades. Por ejemplo, con el estrés elevado el paciente puede aumentar el consumo de cigarrillo y alcohol, llevar una vida sedentaria, así como preferir comida que tiene grandes cantidades de grasa, azúcar y sal”.

Además, dice la experta, “el estrés crónico se convierte en un círculo vicioso para la salud, ya que padecerlo incide en la aparición de trastornos fisiológicos y psicológicos, y al mismo tiempo la persona puede sufrir alguna enfermedad que le resulte más angustiante”.

En un paciente con estrés crónico es más probable que se desarrollen o agraven ciertas enfermedades. Estas, por ejemplo, son las más comunes:

1. Colon irritable:

Dolor abdominal, cambios en las deposiciones, gases y distensión son algunos de los síntomas que puede presentar en sus sistema digestivo un paciente con estrés. Es usual que ante situaciones demandantes y de ansiedad el intestino se contraiga más.

2. Enfermedades cardiovasculares

Ante episodios estresantes el corazón se tensiona de varias maneras: aumenta la frecuencia cardíaca y constricción de las arterias, lo que incide en que la presión arterial se eleve. En las últimas décadas, cada vez más se asocia el estrés como un factor psicosocial que, sumado a otros factores de riesgo, desencadena enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía isquémica o acelera la ocurrencia de un accidente cerebro vascular.

Estudios sobre el estrés y la salud cardiovascular relacionan el riesgo de sufrir infarto agudo de miocardio, arritmogénesis o muerte súbita durante las dos horas seguidas a un evento de alteración emocional.

3. Enfermedades de la piel

Personas con estrés crónico son más susceptibles a las enfermedades inflamatorias, ya que se suprime la respuesta del sistema inmunológico para reaccionar a los agentes que la desencadenan.

Las enfermedades más comunes a las que se exponen este tipo de pacientes son el eccema, el acné y la psoriasis, ya sea que con el estrés aparezcan o empeoren. Se caracterizan por enrojecimiento de la piel, erupción cutánea, inflamación, comezón y ardor.

Los brotes de psoriasis están relacionados con el estrés junto a otros factores genéticos y ambientales. Esta enfermedad se caracteriza por la presencia de parches gruesos rojizos con escamas blancas en los codos, rodillas, palmas de las manos, la parte baja de la espalda y hasta el cuero cabelludo, en algunos casos.

4. Enfermedades autoinmunes

El lupus y la artritis reumatoide son las más comunes. Estas ocurren porque el sistema inmunológico ataca y debilita por error al tejido corporal sano. Los estudios indican que ante el estrés fuerte se liberan glucocorticoides en mayor cantidad y desencadena en un mal funcionamiento del sistema de defensas.

5. Problemas con el ciclo menstrual

Los desajustes a nivel bioquímico que ocasiona el estrés afectan considerablemente la salud de la mujer. Puede suceder que se alteren los ciclos menstruales, ya sea que se retrasen, sean cortos o se ausenten. El estrés crónico mantiene una liberación excesiva de sustancias que cambian las reacciones del organismo.

6. Diabetes

Lidiar con el estrés excesivo para un diabético puede resultar en una barrera para controlar la glucosa en la sangre. De una parte, para liberar la tensión se puede comer compulsivamente alimentos que elevan los niveles de esa sustancia como la comida ultraprocesada, rica en azúcar refinada. Por el otro, cuando tu organismo libera altos niveles de cortisol también pone a circular altos índices de glucosa en la sangre y afecta el manejo de la diabetes.

Image
Colprensa
Colprensa