Escuchar este artículo

Los riesgos de padecer osteoporosis prematura

Sábado, 5 de Noviembre de 2016
Se necesitan 1200 miligramos de calcio al día cuando la mujer cumple 50 años y el hombre 70.

La menopausia aumenta el riesgo de osteoporosis, pero el ejercicio puede ayudar a reducirlo, y recibir suficiente cantidad de calcio y vitamina D también puede hacer diferencia. Por su parte, el médico puede valorar su alimentación para ver si necesita suplementos. A fin de ayudar a entender el riesgo general de desarrollar osteoporosis en su caso, podría ser útil practicar pronto un examen de la densidad ósea. 

El riesgo de osteoporosis aumenta con la edad porque, al envejecer, se pierde hueso con mayor rapidez de la que el cuerpo puede producirlo. La afección se presenta cuando la producción corporal de nuevo hueso ya no puede seguir el ritmo de la descomposición del hueso viejo. Los huesos se debilitan y corren el riesgo de quebrarse con facilidad. 

Los hombres y las mujeres de 18 a 50 años de edad necesitan mil miligramos de calcio al día, pero esa cantidad aumenta a 1200 miligramos cuando la mujer cumple 50 años y el hombre, 70. No obstante, al llegar a la menopausia prematuramente, es posible que los requerimientos de calcio deban ser mayores, aunque la persona no haya llegado a los 50 años, según  Bart Clarke, endocrinólogo de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Las fuentes buenas de calcio incluyen productos lácteos con bajo contenido de grasa, hortalizas de hoja color verde oscuro, sardinas con hueso enlatadas, salmón enlatado y productos de soja. Muchos cereales y jugos están fortificados con calcio. Si no logra obtener suficiente calcio en la alimentación, el médico puede recomendar un suplemento. 

El cuerpo necesita vitamina D para absorber el calcio. Muchas personas obtienen toda la vitamina D que necesitan de la luz solar. A fin de estar seguros, el médico puede hacer un examen de sangre para determinar el nivel de vitamina D; si está muy bajo, posiblemente requiera un suplemento. A partir de los 40 años, la ingesta diaria recomendada o la exposición a la vitamina D es de 600 UI (unidades internacionales).

El examen de la densidad ósea es una manera de revisar la salud de los huesos porque mide cuántos gramos de calcio y otros minerales óseos están presentes en un segmento de hueso. Cuanto mayor sea el contenido mineral óseo, más densidad habrá en los huesos; y mientras mayor densidad tengan los huesos, más fuertes serán en general y menos proclives a fracturarse. 

En las mujeres que nunca se han fracturado un hueso y tampoco tienen otros factores de riesgo para osteoporosis, el examen de la densidad ósea para detectarla se recomienda hacer a los 65 años. Si una mujer atraviesa la menopausia en la década de los 40 años, es probable que necesite hacerse el examen antes, aunque nunca se haya fracturado un hueso. Dependiendo del grado de riesgo de osteoporosis que tenga, el examen podría hacerse a los 50 años. Recuerde acudir al médico para saber qué es lo mejor.  

Image
La opinión
La Opinión