Escuchar este artículo

Póngale ‘ojo’ a la salud visual de sus hijos

Sábado, 9 de Noviembre de 2019
Expertas consultadas por La Opinión  dan unas pautas sobre cómo prevenir y tratar las enfermedades de la vista más frecuentes en los niños.  

Asumir que todo está bien sin hacer una valoración pertinente, permitir el uso desde muy temprana edad de dispositivos móviles y tabletas, y no acatar las recomendaciones de usar lentes o tratamientos formulados, son algunos de los errores más frecuentes que cometen los padres de familia y que afectan la salud visual de los niños, según las oftalmólogas pediatras Giovanna Villamizar Leal, y María del Pilar Mora Urbina, especialitas de la Clínica Oftalmológica San Diego de Cúcuta.

Las dos expertas hablaron con La Opinión sobre cuidados, prevención y detección temprana de anomalías visuales en los niños, e hicieron énfasis en la importancia de la valoración temprana. 

La valoración visual en los niños debe iniciarse desde los primeros meses de vida, ya que durante los primeros 7 años el cerebro está realizando un proceso de maduración visual y aprendizaje, el cual en caso de no ser detectado, podría dejar secuelas permanentes en la visión de los menores”, explicó  Villamizar. 

“Cabe recalcar que los niños  menores de  7 años no tienen claridad de cómo manifestar a sus padres la sintomatología de estos problemas visuales, por lo que las valoraciones son esenciales”, agregó.

Mora coincide con su colega, y explicó que si estos defectos no son corregidos tempranamente, pueden desarrollar patologías como la ambliopía, también conocida como el ‘ojo perezoso’, que se presenta cuando estructuralmente el ojo se ve sano pero funcionalmente es un órgano inútil porque no desarrolló visión. 

La oftalmóloga pediatra recomendó a los padres estar atentos si el niño no ubica adecuadamente sus juguetes, no sigue con la mirada al cuidador, si le detecta una mancha blanca en la pupila, o empieza a desviar un ojo, con el fin de garantizar un diagnóstico temprano.

Por su parte, Villamizar agregó que la sintomatología es muy variable. Hay  pacientes  asintomáticos o algunos casos donde la queja referida por los padres es cansancio visual, enrojecimiento ocular, lagrimeo y cefalea asociada  a deterioro en el rendimiento escolar.

“Otros pacientes pueden presentar pérdida de la alineación o balance muscular,  llevando al desarrollo de una enfermedad  denominada  estrabismo”, señaló. 

Las enfermedades más frecuentes 

Villamizar indicó que las enfermedades más frecuentes en los niños son las ametropías, es decir, problemas en la imagen que se enfoca a nivel cerebral, dentro de las cuales están:  miopía, en la cual la visión próxima es óptima  mientras que la visión lejana o remota no es clara; la hipermetropía, donde la visión cercana o próxima no es clara para el paciente, mientras que la visión lejana es óptima;  y los astigmatismos, donde se encuentra modificada la curvatura del área central de la córnea, y por esta razón  el paciente presenta un halo de borrosidad en la visión lejana y cercana.

“Como segunda patología encontramos los casos de alergias oculares, en donde los niños evidencian enrojecimiento ocular, lagrimeo, picazón intensa, parpadeo frecuente, molestias  con la luz y visión borrosa”, indicó Villamizar.

El siguiente grupo está representado por los estrabismos, patología que en ocasiones se puede detectar desde los tres primeros meses de vida, y que deja  daños sensoriales profundos en los pacientes, en caso de no recibir tratamiento oportuno.

“Es vital que el oftalmólogo pediatra  determine si esta enfermedad es de origen muscular o sensorial,  es decir, si es por un error refractivo. También, si está combinando las  dos formas de enfermedad (pues una parte de esta la producen problemas con los músculos, y la otra causa es por  alteraciones visuales asociadas), o por el contrario, esta desviación es ocasionada por algún daño a nivel del órgano (es decir, malformaciones intraoculares, cicatrices en la retina o por causa de una lesión tumoral como es el caso de los retinoblastomas)”, detalló.

Otra patología frecuente  es la disfunción del sistema glandular palpebral de los niños, lo cual se verá manifestado como blefaritis (presencia de una lesión  tipo caspa que forra la pestaña y margen libre de los párpados ), orzuelos y  chalazión.

“Otra patología no tan frecuente pero sí devastadora para los niños, es el desarrollo de glaucoma congénito, en donde el niño suele tener alteraciones en el sistema de drenaje  ocular, lo cual lo llevará a mantener la presión intraocular elevada; en caso de no detectarse a tiempo, puede llegar a producir ceguera irreversible”, agregó Villamizar. 

Para una buena salud visual

Cumplir  con las citas de valoración visual desde el primer mes de nacido es clave, sobre todo si el niño tiene antecedentes de prematuro, ya que pueden desarrollar retinopatía del prematuro, la cual es la principal causa de ceguera infantil prevenible, recomendó Villamizar.

“Posteriormente se deben cumplir con los controles cada  6 meses durante los primeros   7 años,  por que como se mencionó anteriormente, los niños en estas etapas están realizando un aprendizaje visual, y debe verificarse que dicho  aprendizaje se esté dando dentro de los parámetros fisiológicos normales”, recalcó.

Evitar el uso prolongado de los dispositivos electrónicos: celulares, tabletas y computadores, es esencial para prevenir alguna anomalía visual, indicó Mora.

“Cuando se usan de manera inapropiada estos dispositivos, pueden conducir a  la miopía. Los padres y cuidadores deben asegurarse de que los niños no utilicen estos aparatos o no pasen más de 20 minutos frente a ellos, porque estamos condenando a nuestros niños a padecer de una enfermedad que posiblemente no iban a padecer”, puntualizó la especialista.

Problemas, signos y soluciones

Problema:  miopía, hipermetropía,  astigmatismo

  • Síntomas: guiña los ojos, se queja de no ver lo que se escribe en la pizarra, se acerca mucho a la televisión, evita realizar actividades a la distancia donde su visión no es buena, dolor de cabeza, ojos rojos, picor de ojos. 
  • Solución: gafas/lentes de contacto

Problema: estrabismo

  • Síntomas: gira un ojo hacia dentro o hacia afuera, no suelen haber síntomas más específicos.
  • Solución: cirugía/terapia visual

Problema: ambliopía (ojo vago)

  • Síntomas: uno o ambos ojos presentan una agudeza visual por debajo de la norma, aún con su mejor prescripción óptica.
  • Solución: terapia visual

Image
Jennifer Rincón