Escuchar este artículo

59% de los consumidores de generaciones Y y Z prefiere productos cosméticos más amigables con el ambiente

Jueves, 18 de Marzo de 2021
El 55% de las mujeres en Estados Unidos suele leer las etiquetas de los productos que adquieren, según un estudio de The Green Beauty Barometer.

La demanda de ingredientes y procesos de producción más sostenibles ha cobrado mayor relevancia en el mercado debido a la creciente necesidad de contribuir con el cuidado del medio ambiente, conservar los recursos, así como atender las demandas del consumidor eco-consciente. 

De hecho, investigaciones demuestran que hasta el 59% de los consumidores de las generaciones Y y Z evita comprar productos que consideran poco éticos. 

Para el caso de los productos cosméticos, hoy en día existe un consumidor informado que exige transparencia sobre el origen y la fabricación de estos. Ante ello, muchas compañías han optado por brindar nuevas opciones naturales, orgánicas y/o veganas, que les permitan atender esta demanda, ofreciendo productos eficientes, seguros y que aporten sostenibilidad en toda su cadena de producción. 

Esta nueva manera de entender y crear soluciones cosméticas se le conoce como clean beauty, una tendencia que se ha vuelto fundamental para los consumidores. Este término implica varios componentes como la conciencia sobre la seguridad del producto para el usuario y para el medio ambiente, la sostenibilidad, la ética y la transparencia de este mismo”, explicó Lina Joya, responsable de Mercadeo para la línea de Cuidado Personal de BASF en Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú.

Según un de The Green Beauty Barometer, el 55% de las mujeres en Estados Unidos suele leer las etiquetas de los productos que adquiere, lo que revela el interés de los consumidores actuales por informarse sobre lo que compran, a la vez que exigen a las empresas soluciones de calidad, ecológicas y que les generen bienestar. 

Así mismo, el ‘Informe de Tendencias 2030’ de Mintel sobre ‘El Panorama de la Humanidad’ reportó que la industria de clean beauty centrará sus esfuerzos en incentivar el consumo consciente  y en los resultados de belleza que el producto puede ofrecer. De ese modo, el término clean pasará a ser un asunto implícito, basado en la transparencia y la responsabilidad social de las grandes compañías.

“Aunque existen otro tipo de ingredientes que se consideran seguros y han sido aprobados por organismos reguladores, la tendencia clean beauty impulsa la idea de evitar al máximo el consumo de ingredientes cuestionados, por los impactos que pueden tener sobre la piel del consumidor, la toxicidad acuática y el alto impacto ambiental, entre otras”, agregó la experta de BASF. 

Las marcas de cosméticos han buscado alternativas que respondan a las percepciones y demandas de los consumidores para seguir produciendo y evolucionando en sus fórmulas. 

“En BASF hemos invertido esfuerzos y recursos en la investigación de soluciones alternativas. Esto nos ha permitido ser uno de los principales desarrolladores de materias primas naturales y sostenibles para la industria del cuidado personal”, finalizó Joya.

A medida que las nuevas generaciones sigan tomando protagonismo como clientes y como parte activa en la búsqueda de un mundo más sostenible, el concepto clean beauty continuará evolucionando de manera natural para la industria y las marcas de cuidado personal. 

Con información de BASF
 

Image
La opinión
La Opinión