Células madre, alternativa contra los síntomas inflamatorios de la COVID-19

Miércoles, 13 de Enero de 2021
El tratamiento ayudaría a normalizar el intercambio de gases y buscaría reducir los edemas pulmonares.

 

Con la llegada del coronavirus se ha trabajado en la búsqueda de tratamientos que mitiguen las afecciones derivadas de este virus; una de estas, y quizá de las más graves y frecuente, la afección respiratoria.

En las variantes graves de la enfermedad (pacientes que requieren ser hospitalizados e internados en Unidad de Cuidados Intensivos –UCI-) se presenta una tormenta infamatoria focalizada especialmente en los pulmones, resultado del ingreso del virus a células del tracto respiratorio, lo que ocasiona edema pulmonar y por ende en la alteración en el intercambio de gases en el pulmón y distrés respiratorio agudo (ARDS por sus siglas en ingles). Todo lo anterior causa una falla respiratoria.

Para evitar esto, desde TRUSTEM, empresa que se dedica a la investigación y aplicación de tratamientos con terapia médica avanzada, se propone utilizar las células madre como tratamiento para normalizar el intercambio de gases y reducir los edemas pulmonares que se presentan por la COVID-19. 

Estas trabajarían en manejar y mitigar el ARDS debido a su importante capacidad antiinflamatoria e inmunomoduladora, lo que permitiría detener el estímulo deletéreo, además de ayudar a recuperar los tejidos, gracias a su capacidad de inducir la regeneración tisular.

“Este procedimiento consistiría en una aplicación de una dosis de 100 millones de células madre mediante acceso venoso, es decir de la misma forma en la que se aplican sueros. El mismo duraría alrededor de 30 minutos y ha mostrado resultados positivos en otras afecciones pulmonares como EPOC y asma”, señaló el doctor Carlos Hugo Escobar, director científico de TRUSTEM. 

Paralelo a un ensayo clínico que se viene trabajando en cooperación con investigadores de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS), y los hospitales de San José, se han hecho pruebas con dos pacientes hospitalizados en UCI por ARDS derivado del contagio de COVID-19. Ambos se recuperaron y lograron ser dados de alta después de recibir el tratamiento con células madre.

Es de aclarar que la propuesta es usar este tratamiento antes de que el paciente llegue al máximo grado de severidad de la enfermedad, de esta manera se pueden evitar complicaciones severas e incurables que tendría se soportar el paciente a lo largo de su vida, en caso que logre evitar la muerte. 

“En definitiva, las células madre funcionarían como tratamiento preventivo y curativo de afecciones respiratorias derivadas del contagio del COVID-19, lo que ayudaría a reducir en gran manera las complicaciones clínicas y muertes a causa del virus”, concluyó Escobar. 

Con información de TRUSTEM