Escuchar este artículo

Desafío de las mujeres cucuteñas en pandemia

Martes, 26 de Octubre de 2021
En Cúcuta de cada 10 personas que se emplean 6 son hombres y 4 mujeres.

Lograr reincorporarse al mercado laboral ha resultado todo un desafío para las mujeres tras la pandemia. La economía del cuidado y las desigualdades salariares se han convertido en el mayor obstáculo.

De acuerdo con el último informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en el país la brecha laboral entre hombres y mujeres es de 7 puntos porcentuales, esto quiere decir que, por cada 10 hombres desempleados, hay 18 mujeres en esta misma condición, con el adicional que a ellas  les cuesta mucho más lograr reintegrarse a los empleos.

Lea aquí: ‘Gracias a la migración, me enamoré de Venezuela’

En Cúcuta esta brecha es de 4,7 %. Además, en cuanto a la ocupación, los hombres tienen una mayor tasa (60 %), mientras que la de las mujeres llega solo al 40 %, es decir que de 10 personas que se ocupan en la ciudad 6 son hombres y 4 mujeres.

Desafío de las mujeres cucuteñas en pandemia./Foto: archivo

Para Alexander Botello, economista y coordinador del Programa de Economía de la Universidad de Pamplona, las brechas de género en el mercado laboral son uno de los mayores obstáculos para el desarrollo de sociedades más justas y sostenibles.

“Existen factores socioculturales que configuran aspectos como la ‘doble jornada’ en el caso de las mujeres que trabajan, toda vez luego de su jornada laboral llegan a hogar y continúan con actividades domésticas propias de la economía del cuidado. Eso configura un esfuerzo extra que puede desincentivar la participación en el mercado laboral en especial cuando no cuentan con una pareja o cónyuge que se responsabilice de parte de este trabajo”, sostuvo Botello.

Así mismo aclaró que hay algunas imprecisiones frente a las brechas laborales en particular la de salarios y que hay que tomarlas con pinzas, por ejemplo: “las diferencias en los salarios que reciben (mayores o menores) las mujeres y hombres no necesariamente se explican por el género, existen factores como los años de experiencia, las horas extras, la jornada, el tipo de actividad y profesión, nivel de formación, el nivel de riesgo, la posibilidad de viajar entre otros que marcan la diferencia en salarios en profesiones similares”.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, las mujeres dedican 8 horas diarias en promedio a las labores de cuidado, mientras los hombres dedican 3 horas y 7 minutos.

Además, cuenta Botello que existen territorios cuyo aparato productivo se concentra en actividades que requieren alto esfuerzo físico y donde se corre un alto riesgo de lesiones o accidentes y donde solo deben laborar los hombres, entonces, “si un territorio se concentra en estas actividades habrá más oportunidades laborales para un sexo en particular en el marco de la construcción de género y del aparato productivo”.

Falta equidad de género

Consecuencias invisibles

Susana Marlés, magister en Ciencia Políticas y docente investigador en universidad Simón Bolívar sede Cúcuta, todas estas circunstancias con llevaban a lo que se denomina ‘desigualdad oculta’ que es producto del imaginario que se ha legitimado por años, donde las mujeres conllevan estereotipos en roles domésticos, siendo pasivas y emocionales y los hombres, por el contrario, son asertivos en contextos de liderazgo son los protagonistas.

Explica la docente, que esa responsabilidad que implica garantizar un sustento económico, aunado al bienestar de su familia, conlleva “un desgaste emocional complejo, sin que existan programas efectivos, oportunos, de salud mental, no solo para la mujer asentada en lo urbano, sino también en lo rural, donde la inequidad es aún más visible, con el agravante de una permanente violación a sus derechos fundamentales”.

Le puede interesar: Cuatro presuntos microtraficantes fueron condenados en la cárcel

Aseguró además que la mejor manera de lograr la reducción de esas brechas es garantizar la educación, el acceso a la información, la equidad de oportunidades, la superación de imaginarios patriarcales y androcéntricos para comprender la importancia, más allá de la responsabilidad, que contiene en una sociedad, compartir efectivamente la tarea de desarrollar capacidades profesionales y de generación de ingresos, como las de “cuidar” una familia.

Norte de Santander, dijo Marlés, es una región, que conlleva importantes dificultades de toda índole, desempleo, subempleo, infraestructura deficiente, violencia social y armada, fragilidad en términos de oportunidades, presencia importante de migrantes, tanto en tránsito como con interés de permanecer en el territorio. Todo ello, genera un escenario donde la mujer, de todas las estirpes, se ve abocada a enfrentar desigualdad en muchos aspectos.

Desafío de las mujeres cucuteñas en pandemia./Foto: archivo

Además, existen otras razones estructurales por las que las mujeres continúan asumiendo una mayor carga mental y tienen que ver con que a menudo encuentran una manera de trabajar de manera flexible, mientras que los trabajos de los hombres se consideran más rígidos y sus carreras son tradicionalmente más lineales.

Esto significa que las mujeres están más disponibles para el cuidado de los niños, lo hacen más y, como resultado, tienen que pensar más en ello.

Acciones desde la institucionalidad

De acuerdo con el Plan de Desarrollo Municipal de Cúcuta, el objetivo de la administración es desarrollar acciones que permitan lograr que la ciudad sea segura para que las mujeres y los hombres tengan las mismas oportunidades y además puedan desarrollar sus derechos en un ambiente libre de violencias y estereotipos.

En Norte de Santander 282 mujeres de cada 100 mil han sufrido alguna o más de una forma de violencia por razones de género (sexual, psicológica o física) y 134 de cada 100 mil, de violencia física.

“La Secretaría de Equidad de Género impulsará procesos de articulación interinstitucional mediante la estrategia de transversalización de los enfoques diferencial, de género y derechos humanos de las mujeres. Para ello se trabajará de la mano con las secretarías de Desarrollo Económico y Social, Posconflicto, Banco del Progreso y el Centro Tecnológico”, cita el plan de gobierno municipal.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas