Escuchar este artículo

Agua de riego está matando a El Salado

Jueves, 31 de Enero de 2019
La laguna, de origen glacial, está ubicada en el páramo Almorzadero. 

Hace once años así lucía la laguna El Salado, ubicada en el corregimiento Presidente del municipio de Chitagá. En la imagen se aprecia la imponencia del paisaje, teñido de verde. Imagen tomada en 2008

La laguna El Salado, de origen glacial, se está secando y el hecho es consecuencia de la extracción de agua para un distrito de riego. Además, el fenómeno El Niño, que empezó a impactar a esta zona del corregimiento Presidente (Chitagá), aceleró la evaporación del agua.

Ambientalistas y vecinos del municipio denunciaron el hecho, toda vez que la laguna es uno de los atractivos naturales de Chitagá y pertenece al páramo Almorzadero.

El agua que es tomada de la laguna va al distrito de riego Asocasavieja, ubicado en la vereda Burgua.

En 2013, el entonces Instituto de Desarrollo Rural (Incoder) a través del Ministerio de Agricultura, asignó $12.400 millones para la construcción de siete distritos de riego para Ábrego, Cácota, Sardinata, Toledo, Villacaro, Villa del Rosario y Chitagá.

Para este último municipio se destinaron $1.757 millones. Los aportes fueron del Ministerio de Agricultura con $1.405 millones y el restante fue cofinanciado por la Gobernación de Norte de Santander, la Alcaldía de Chitagá y 50 cultivadores de papa de la vereda Burgua.

Le puede interesar Jóvenes promueven ecoturismo en Norte de Santander

La barrera de protección natural de la laguna fue destruida y se levantó un muro de concreto para facilitar el desvío del agua al distrito de riego.

Comunidad está alarmada

El presidente de la junta de acción comunal de Presidente, Guillermo Moreno Buitrago, calificó de preocupante la situación y reseñó que hace cuatro años la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor) otorgó la concesión de agua, lo que dio paso a la instalación de dos tubos de ocho pulgadas y a la construcción de tanques para bombear el agua a 12 kilómetros de distancia.

“Con estas intervenciones la laguna fue perdiendo el agua. Además, le destruyeron la barrera natural de contención y se levantó un muro de concreto para facilitar el desvío del líquido”, afirmó.

El agua que naturalmente salía de la laguna antes de la obra, era aprovechada por los habitantes de la vereda Casa Vieja. “Este sector ahora no tiene agua y los tubos deben ser eliminados porque está en juego la conservación de la laguna. Nacientes de esa zona que se recargaban de la laguna se secaron”, dijo el líder Moreno.

La laguna El Salado es una de las maravillas naturales del departamento y junto con los espejos de agua Comagüeta y El Tambor, conforman una de las rutas naturales más ricas en biodiversidad del páramo Almorzadero (Chitagá). 

Estos tubos de ocho pulgadas deben retirarse para evitar que la laguna se siga secando y con ello se afecte la riqueza ambiental del páramo Almorzadero.

Ordenan retirar tubos

El director de Corponor en Pamplona, Henry Cruz, dijo que el 10 de enero de este año se notificó del caso al inspector de Policía de Chitagá, Withman Conde Socha, para que a su vez solicite al presidente de Asocasavieja (Orlando Alveiro Fuentes Solano) el retiro de los tubos que están afectando al espejo de agua.

El funcionario indicó que al sellarse los tubos van a contribuir a que la laguna vuelva a aumentar el nivel de más de dos metros que ha perdido.

“El agua sobrante es la que deben captar para el distrito de riego”, dijo el director Cruz.

Image
La opinión
La Opinión